Qué es un autónomo

Xolo
Escrito por Xolo
el junio 16, 2021

Se habla mucho de los autónomos, pero pocos saben lo que es laborar por cuenta propia. Conocer en profundidad sus necesidades y demandas, así como la forma que tienen de trabajar, es fundamental para comprender sus aspiraciones y proyectos. También te ayudará a tomar una decisión en firme, para que optes por darte de alta o seguir trabajando por cuenta ajena. 

En el siguiente post pasamos a explicarte TODO lo que necesitas saber sobre la figura del autónomo, sin dejar ningún cabo suelto. ¡Comenzamos! 

Concepto de autónomo 

Un autónomo es un tipo de trabajador que desarrolla su actividad económica sin estar supeditado a un contrato laboral, y que disfruta de plena independencia en términos organizativos y de contratación. No factura lo mismo todos los meses, y la evolución de sus ganancias depende de la cartera de clientes. El trabajador autónomo puede disponer de un local para desempeñar sus funciones, ya sea como arrendatario, propietario o cualquier otra modalidad vigente. 

Clases de autónomos 

  • Autónomo individual:  operan a través del autoempleo, y pueden hacer las contrataciones que quieran. Se dividen en dos categorías principales: los que cotizan por acciones empresariales y los que dirigen un negocio concreto. 
  • Autónomos económicamente dependientes: En este grupo el 75% de los ingresos proviene de única fuente. No emplean a terceros y su cartera de clientes es limitada. Deben firmar un contrato vinculante de trabajador autónomo económicamente dependiente para cumplir con la legislación. 
  • Profesionales freelance: están orientados a profesiones liberales y colegiadas; es decir, hablamos de arquitectos, economistas, ingenieros, abogados, etc. Pueden constituirse o no en un establecimiento, y se les otorga la oportunidad de cotizar mediante su colegio profesional.

Ventajas y desventajas de ser autónomo

Pasamos a enumerar algunos de los pros y contras que tiene ser autónomo en España:

Ventajas de ser autónomo en España 

  • Disfrutar de plena independencia y organizar tus propios proyectos.
  • Ausencia de horarios laborales rígidos y obligatorios. 
  • Es un atractivo primer paso a la hora de configurar un negocio personal. Reduce especialmente el papeleo y facilita los trámites. 
  • El IVA (21%) es desgravable y existen descuentos para gastos en material de oficina o transporte (gasolina principalmente)
  • No es obligatorio poner un capital social para constituirse, y los dos primeros años existe una tarifa plana para afrontar mejor la carga de la cuota de autónomos. 
  • Permite elegir el tipo de cliente o sector donde se quiere operar.

Desventajas de ser un autónomo en España 

  • La independencia suena muy bien, pero a su vez exige responsabilidad y disponibilidad 24/7. Habrá de asumirse, por lo tanto, una gran cantidad de estrés. 
  • Las deudas se sufragan con el patrimonio personal, por lo que existe un notable riesgo de perder el patrimonio adquirido hasta el momento. 
  • Los ingresos mensuales no están asegurados, y esta fluctuación obliga a guardar parte del montante para los periodos de vacas flacas. 
  • La cuota de la seguridad social es alta en comparación con sus análogas europeas, y esta deberá ir aumentando progresivamente para que la base de cotización sea suficiente de cara a una jubilación futura. 
  • Los familiares colaboradores también han de configurarse como trabajadores autónomos. 
  • Conlleva una actualización constante en lo referido a tecnología, tendencias y exigencias sectoriales. 

Requisitos del trabajador autónomo

  • Deben tener más de 18 años y realizar una actividad con ánimo de lucro de manera profesional y habitual. 
  • Trabajadores extranjeros que residan y laboren en territorio español.
  • Trabajadores agrícolas y titulares de explotaciones agrarias.
  • Profesionales que ejerzan por cuenta propia y estén incorporados en un colegio profesional (perteneciente, a su vez, al régimen especial de Trabajadores Autónomos). 
  • Los socios industriales de sociedades regulares colectivas y de sociedades comanditarias.
  • Los comuneros de bienes y los socios de sociedades civiles irregulares. 
  • Aquellos que desempeñan funciones de dirección y gerencia como consejeros y administradores.

Precisar que es un autónomo puede generar muchas dudas, pero en líneas generales hay que hablar de acciones directas, personales, habituales y lucrativas, con la debida autonomía e independencia. 

¿Se puede ser autónomo y funcionario?

Una de las cuestiones mas candentes es la compatibilidad de regímenes laborales. La ley que se encarga de regular este aspecto en lo referido al servicio de la Administración Pública es la Ley 53/84, que se centra en prohibiciones y actividades económicas.

No obstante, el problema de la compatibilidad tiene que ver directamente con la actividad que desempeña el funcionario. Los perfiles o categorías marcan las incompatibilidades. 

Esto debe verificarse, por lo que recomendamos acudir a expertos en la materia para poder salir de dudas y verificar como cada caso concreto puede tener (o no) una posibilidad real de actuación simultánea en distintos contextos laborales. 

¿Los autónomos pueden tener jornada parcial?

Otra de las grandes problemáticas que afectan al colectivo. De hecho, es una vieja reclamación que vienen haciendo los autónomos, pero que a día de hoy no tiene respuesta tangible. Los trabajadores por cuenta propia NO TIENEN DERECHO a jornada parcial propiamente dicha, y han de asumir sus responsabilidades como contribuyentes pase lo que pase, con independencia del volumen de facturación. Esto les vuelve a colocar en desventaja frente a los trabajadores por cuenta ajena.  

La jornada parcial sería una alternativa más que razonable para trabajadores que operan desde casa con una precaria cartera de clientes, o para situaciones de crisis que dificultan una mayor facturación. Sea como fuere, la alta presión por parte de la cuota de la seguridad social, conduce a que, en muchos momentos, el autónomo funcione sin estar dado de alta. Esta práctica conlleva grandes riesgos e incurre en una violación sistemática de la ley vigente. La economía sumergida es uno de los grandes problemas que tenemos en España, y aún no se ha dado con la solución más acertada al respecto. 

¿Los autónomos tienen acceso a vacaciones?

Suele decirse que los autónomos no tienen derecho ni a vacaciones ni a enfermedades, pero el caso es que ambas situaciones acaban por imponerse en la vida. Las actividades de tipo unipersonal requieren (o más bien exigen) de una disponibilidad y un compromiso prácticamente TOTAL; por otro lado, el derecho a un retiro vocacional es común al grueso de trabajadores. 

Lamentablemente esto no está regulado y vuelve a dejar al colectivo que nos atañe en un contexto de asimetría desfavorable. Los autónomos no tienen la obligación de rendirle cuentas a un superior a la hora de cogerse unos días libres, pero tampoco los tienen estipulados por contrato. Esto se debe a que su desempeño profesional se asienta en la libertad individual, organizativa y estructural. 

Muchos autónomos tienen que hacer malabarismos para obtener unos días al año, y no son pocos los que optan por darse de baja durante 30 días para no perder el dinero de ese mes en las contribuciones a la seguridad social. Aquí es recomendable aclarar que la Tesorería General del Estado desaconseja este tipo de trucos porque suponen una sanción sobre las bonificaciones de tarifa plana. 

En este meollo pueden salir favorecidos los llamados Trabajadores Autónomos Dependientes. Aunque el gasto en seguridad social recae sobre los propios trabajadores, la ley establece que los llamados dependientes tendrán derecho a 18 días de vacaciones anuales. También hay que aclarar que estas vacaciones no las paga la empresa responsable de los mismos. 

¿Cuánto paga un autónomo?

En lo referido a la CUOTA DE AUTÓNOMOS (las contribuciones a la seguridad social), existen bonificaciones destinadas a estimular a autónomos que empiezan una nueva actividad y requieren de un colchón económico: 

  • Cuota de 67€ mensuales durante los primeros 12 meses
  • Bonificación del 50% de la cuota total mensual durante 6 meses
  • Bonificación del 30% de la cuota total mensual durante 12 meses

Una vez superada esta etapa, la bases MÍNIMAS y MÁXIMAS de cotización quedan así:

  • Base máxima de cotización: 4.070,10 euros mensuales, que se traducen en 1233,2 euros. 
  • Base mínima de cotización para autónomos: 944,40 euros mensuales, que se traducen en 286 euros. 

Por otro lado, la cuota máxima general para un autónomo empresario es de 284,94€ y la cuota de un administrador es de 364,22€. 

De igual modo, cabe apuntar que en función de la comunidad autónoma donde se resida, existen una serie de exenciones y premios que harán más atractiva la posibilidad de ser autónomo. 

Darse de alta como autónomo

Para poder darse de alta en este régimen laboral, hay que ejecutar estas fases según corresponda:

  1. Obtención del certificado digital. Esta herramienta permite realizar trámites de manera mucho más dinámica, a través de las plataformas habilitadas.
  2. Alta censal en la agencia tributaria. Este paso es indispensable, a fin de cumplir las obligaciones tributarias. 
  3. Alta en la seguridad social. Otro paso capital, que supone inscribirse en el régimen especial para autónomos, garantizándose las aportaciones al erario público. 
  4. Inscribirse en el sistema. De esta manera se produce el alta definitiva en el sistema de notificaciones electrónicas. 
autónomo

¡Compártelo!