5 maneras de pedir que te paguen una factura sin sentirte culpable

Marta Puerto
Escrito por Marta Puerto
el julio 29, 2021

Si establecer presupuestos como nuevo freelance ya es incómodo, imagina que una vez que hayas terminado el trabajo tengas que ir detrás del cliente cual cobrador del frac.

En el top de preocupaciones de los freelance, está el cobrar por su trabajo. Es fuerte, pero es real. Cuando te quieres dar cuenta ya es mitad de mes y todavía hay facturas pendientes de pago. Parece que tengan que alinearse los astros para que un freelance cobre una factura a tiempo.

No hay fórmula mágica para conseguir que te paguen en el plazo establecido, pero estos consejos te ayudarán a sentirte menos culpable cuando reclames un pago a un cliente tardón. ¡Sigue leyendo!

Manda un email recordatorio

¿Quizás fue un despiste? Lo mejor es empezar por sugerir amablemente que se han “olvidado” de pagarte. No mal pensemos, no tiene por qué ser algo personal, puede incluso haber sido un error del banco. Nunca está de más hacer un recordatorio por email y depende del grado de confianza que tengas con ese cliente, incluso puedes hacerlo con un poco de humor, en plan: ya va siendo hora de que me paguéis, ¿no? 

Recuerda que el email debe ser: corto, directo, claro y escrito en un tono simpático y profesional.

 

Adjunta la documentación

Si el cliente en cuestión ignoró tu último email, es el momento de mandarle otro, pero esta vez con la documentación necesaria: acuerdos, contrato, capturas de pantalla. “Refréscale la memoria” sobre las condiciones de pago y quizás así se decida a pagarte. Mejor tarde que nunca.

No olvides seguir usando un tono profesional pero firme. En este segundo email puedes ser un poco más serio, pero sin mostrar del todo que se te está agotando la paciencia. Evita la frase: “Estás siendo un moroso”, aunque es verdad, queremos que coopere. 🙏

 

Haz una llamada

Todos sabemos la pereza que da tener que hacer la típica llamada en plan: ¿me pagas la factura ya? Thank you, besis. Pero, dicen que a veces los emails se traspapelan en la carpeta de spam (¿eso realmente pasa?) o se quedan abajo de la bandeja de entrada, así que una rápida llamada puede ayudarte a agilizar las cosas. 

Además, mucha gente es capaz de esconderse detrás de un email y hacerse el longuis en cuanto a pagos. Pero en cuanto tienen que enfrentarse a la voz de la otra persona, eso ya es otra historia. 

Ante todo, sé profesional y explícaselo de manera cordial. Tómatelo con calma y no dejes que tus emociones se apoderen de ti. Recuerda que al final tú estás en tu pleno derecho, ya que has hecho el trabajo y que te paguen no debería ser un favor. Así que siéntete seguro de ti mismo y reclama el dinero que te deben. 

¡Ah! Y no olvides enviar un email para que quede escrito lo que hayáis decidido por teléfono. 

 

Toma medidas legales

Tener que llegar a mandar un burofax amenazante debería ser el último de los casos, pero a veces a uno se le agota la paciencia. Así que si todo lo anterior no funciona, el burofax para reclamar una deuda es sin duda el camino a tomar. Se trata de una prueba fehaciente de que el cliente es consciente y ha sido informado del impago.

 

Pide que te paguen por adelantado


Ya sabemos que esto ya no te sirve para esta vez y de verdad esperamos que no tengas que encontrarte nunca en esta situación, aunque es cierto que de los “errores” se aprende. Seguro que a partir de ahora, cada acuerdo que firmes con un cliente tendrá condiciones de pago por adelantado. Para que no tengas que volver a repetir esta pesadilla de perseguir al remolón de turno con los pagos.


En resumen, nunca te sientas mal por reclamar un impago de una factura que te deben ni mucho menos creer que estás siendo pesado por reclamar. Recuerda que tu tiempo y tu trabajo son valiosos.

En Xolo creemos que deberías invertir tu tiempo en lo verdaderamente importante, tu trabajo. Por eso nos ocupamos de todas aquellos trámites tediosos que te lo roban. Vuelve a dormir tranquilo.

Salud mental

¡Compártelo!