¿Qué hacer si un cliente te hace ghosting? 5 consejos para freelance

Laura Méndez
Escrito por Laura Méndez
el septiembre 01, 2021

¿Cómo es posible que alguien te contrate como freelance y de repente deje de responderte? ¿Es porque has hecho algo malo? ¿Le habrá pasado algo? 

Lo primero es lo primero, vamos a analizar la situación desde la calma. Tú estás siendo contratado para un proyecto, pedir toda la información que necesitas para terminarlo es responsabilidad tuya. Si lo has hecho y no hay respuesta la pelota ya no está en tu tejado.

Partiendo de esta premisa, esperamos que alguno de estos consejos te sirva para saber qué hacer cuando en tu vida de freelance te enfrentes una de estas situaciones:

1. Es importante el por qué un cliente no responde, pero no es lo más importante

Puede que no sepas a qué se debe ese silencio y que esa sea tu mayor preocupación. Bien, para poder avanzar en esa situación lo mejor será:

  1. Mandar un mensaje preguntando si ha ocurrido algo y cómo podrías adelantar trabajo
  2. Piensa en un margen de espera que te parezca razonable en función de los plazos de entrega que hayan sido marcados. ¿Crees que esperar 24 horas es adecuado? 
  3. Perfecto, si una vez pasado ese tiempo no responde puedes probar a llamar y en el caso de no tener respuesta mandar un correo informando de que has intentado ponerte en contacto varias veces
  4. Pon ese proyecto concreto en espera y a otra cosa mariposa. Has hecho todo lo que tenías que hacer, es momento de enfocarte en otros quehaceres, tú ya has cumplido

2. Cuando responde a todo menos a lo que tiene que ver con la factura

Un clásico. El trabajo ya ha sido entregado, la factura también, pero pasan los días y no hay novedades entre tus transferencias bancarias. ¿Cómo afrontar esta situación sin sentirte culpable? Con mucha paciencia pero entendiendo que después de treinta días tienes derecho a insistir e incluso a tomar medidas legales.

3. Cuando no responde hasta el día mismo de la entrega

No sabes nada de este cliente durante días, aunque ya le has pedido que si necesita algún cambio te lo haga saber con antelación. Pues aplicando la ‘Ley de Murphy’, basta que llegue el día que tienes más agobio para que aparezca de la nada para decirte que es urgente tenerlo todo listo hoy porque lo necesita para [introducir aquí cualquier cosa que era fácilmente predecible pero está gestionando fatal].

Bien, esta es una situación complicada. Por una parte no quieres quedar mal, pero por otro lado es frustrante trabajar con tan poco margen de tiempo para poder aplicar cambios.

Una opción es utilizar el truco del ‘sándwich feedback’: contamos algo bueno, le explicamos lo que no nos gusta y cerramos con algo positivo. 

Ejemplo:

Hola clientequesiempretienemuchaprisaelúltimodía,

Acabo de ver tu mail y haré todo lo posible por tenerlo listo cuanto antes. Me preocupa trabajar con tan poco margen de tiempo porque quisiera que el resultado estuviese a la altura de nuestras expectativas, y para eso voy a necesitar conocer los cambios con mayor antelación. 

[Añadir un cierre amable aquí]

4. Nunca está disponible o siempre tiene imprevistos

Te avisa cinco minutos de la hora acordada para decirte que tiene que cancelar la reunión. Queda en devolverte llamadas pero al final nunca lo hace. Siempre antepone otras cosas a vuestro proyecto. Podríamos estar hablando de un ex, pero la verdad es que hablamos de un perfil de persona que contrata a un freelance sin saber muy bien lo que está haciendo.

Puede que tenga muchas dudas y no haya escogido el mejor momento para trabajar con un freelance, así que si te parece adecuado podrías comentarle que lo mejor es cerrar una ‘última llamada’ porque tienes que terminar con esto cuanto antes. Igual  así se toma el tiempo de responderte y por fin puedas descansar después de tanta incertidumbre.

5. Siempre tiene ganas de contarte proyectos pero ‘ya lo hablaremos’

Este tipo de clientes casi nunca llegan a serlo. Básicamente te cuentan todos los detalles de su nuevo proyecto y cuando empiezas a proponer ideas te dice que hablaréis pronto para ponerlo en marcha. 

Cada vez que os encontráis te saluda con entusiasmo y te dice lo mismo: ¡tenemos que hablar de eso, eh! Bien, pues ese ‘eso’ no llega a darse y es probable que nunca lo haga. Una vez aprendas a identificar este tipo de perfiles podrás disfrutar de esas conversaciones sin que te generen falsas expectativas y sin regalar tus ideas a quien parece no valorarlas.

Que seas freelance no significa que quieras volver a trabajar con todas las personas que te encuentres. Es más, con el tiempo sabrás qué tipos de clientes encajan mejor con tu forma de trabajar y aprenderás a gestionar a aquellos con los que te resulte más complicado.
Aún así, hay momentos en los que decir que no a prolongar una colaboración puede ser lo más beneficioso para tu salud mental y por lo tanto para tu negocio.

¿Algo que también te aliviará los quebraderos de cabeza? Xolo es la gestoría 100% digital que te ayudará a tener toda la contabilidad bajo control y a enviar facturas en cuestión de un click. Además, no vamos a hacerte ghosting, palabra.

Consejos for FREE lance Salud mental

¡Compártelo!