Cómo vencer las ganas de picar entre horas trabajando desde casa

Marta Puerto
Escrito por Marta Puerto
el 08 de octubre, 2021

Una de las ventajas que tiene ser freelance es el poder trabajar desde donde te plazca. Y muchos freelance, sobre todo los que están empezando, deciden hacerlo desde la comodidad de su hogar. Y es que hay un montón de cosas buenas de trabajar desde casa, como por ejemplo el poder comer “bueno, bonito y barato” en vez de sobras recalentadas en un tupper (y pasarlo mal cuando traes pescado por el miedo a que apeste toda la oficina y el resto te mire mal). 

Pero tener la cocina y la nevera tan cerca también puede jugar en tu contra: ganas de picar entre horas entrando en tu jornada de trabajo freelance en 3, 2, 1…

Al contrario de si estuvieras en una oficina, “jugando en casa” (nunca mejor dicho) siempre habrá de lo que te gusta y no te dolerá ir a por esas patatas que sabes que no necesitas, porque el desembolso inicial ya lo habrás hecho. Además, en el mejor de los casos no habrá testigos ni tendrás remordimientos de que te vean “portándote mal”. Lo bueno de ser freelance, que no tienes que darle explicaciones a nadie (bueno al “Gran Hermano” llamado Hacienda, a ese sí que hay que declararle). 

No decimos que la gente que trabaja en una oficina no tenga algún que otro “desliz” —siempre hay el típico compañero de turno trae cruasancitos para desayunar porque es su cumpleaños; pero sí que hay más trabas para caer en la tentación (no nos negarás que tener que bajar a la calle durante la pausa del café da un poco de pereza).

¿Por qué nos entran unas ganas locas de asaltar la despensa mientras trabajamos?

Pues tan simple como que cuando estás aburrido o ansioso tu cerebro necesita endorfinas y una manera fácil y rápida de calmar ese impulso es a través de la comida. Como freelance seguro que éstas son algunas de las situaciones que te llevan al “Game Over”:

Picar entre horas te saciará momentáneamente pero puede que luego te traiga consecuencias negativas. Entonces, ¿cómo resistir la tentación de unas galletas entre email y email?

Xolo_CTA_Filler_solo_L_1

Nada de saltarse comidas

Aunque creas que no tienes tiempo ni de comer porque tienes muchas horas de trabajo atrasadas y una deadline que te acecha desde lo lejos, te aseguramos que saltarte la comida y picar entre horas no te saldrá rentable a largo plazo. 

Si comes a todas horas saturarás a tu pobre aparato digestivo, porque le harás hacer la digestión constantemente y eso hará que te sientas cansado, sin energía ni productividad. Luego no tendrás hambre para comidas más nutritivas: seguro que tu madre te decía: “no hinches galletas antes de la hora de la comida que luego no comerás”, razón no le faltaba.

En la medida de lo posible, establece un horario de comida que funcione para ti, tienes la libertad de elegir lo que mejor te vaya, ¡que para algo eres freelance!

No comas delante del ordenador

Cuando prestamos atención a lo que nos llevamos a la boca masticamos mejor, comemos más tranquilamente y nos saciamos antes. Relacionado con el punto anterior, aunque creamos que ahorraremos tiempo por comer delante del ordenador porque vamos que no llegamos con ese proyecto, es mucho mejor hacer una pausa, en vez de comer entre clicks. Cuando comes delante del ordenador no eres consciente de lo que estás ingiriendo y no te sentirás saciado.

Un espacio para cada cosa

No siempre es posible trabajar desde un despacho separado de tu cuarto (y además depende de tu mood ese día quizás quieras trabajar desde el sofá), pero lo ideal es que en cada estancia de la casa hagas lo que se supone que hay que hacer si quieres evitar distracciones (o atracones). Es decir, la cama para dormir, el sofá para relajarse, la cocina para comer. 

Es obvio que al final cada freelance es un mundo (y seguro que nos estás odiando por darte la chapa), pero si estás permanentemente cansado, tienes problemas para ser productivo en tu trabajo o no encuentres la inspiración es probable que tengas que cambiar tus hábitos. Y si trabajas desde la cocina, seguro que no te está ayudando mucho a frenar tu impulso más animal de arrasar con la nevera.

Hidrátate

¿Realmente tienes hambre? A veces el cuerpo confunde la sed con el hambre: ¡no te olvides de beber agua! Y si quieres algo más interesante, siempre puedes tomarte un té, agua con gas o un zumo.

Ten una jarra de agua y un vaso o simplemente una botella (reutilizable porfa ♻️) en tu escritorio y ponte el objetivo de rellenarla por lo menos 1 vez al día. Ya no se te olvidará tomar agua y también te obligará a levantarte a la cocina para estirar las piernas y a apartar la vista del ordenador: ¡un win-win!

Sustituye tus snacks por algo más healthy

Comer ultraprocesados es muy del 2000, ¿por qué no cambias tus tentempiés por algo más saludable? (no, éste blog no está dirigido por Carlos Ríos). Puedes sustituir las patatas de bolsa por unos frutos secos (¡mejor sin sal!), tomarte un yogur, una manzana cortadita o incluso unos palitos de zanahoria con hummus. Algo encontrarás que te guste y que te dé el mismo placer del picoteo entre comidas, pero sin que te perjudique.

Xolo_CTA_Filler_Grid_L_2

Los excesos son siempre malos, como por ejemplo los excesos de burocracia a los que se tienen que enfrentar los autónomos por sí solos. Por eso, en Xolo te animamos a llevar una vida freelance con hábitos más saludables, como delegar las responsabilidades fiscales y de contabilidad a expertos como nosotros. Reducirás tu ansiedad y las ganas de comerte un paquete de oreos a media mañana.