Cómo combatir la parálisis por análisis y sacar adelante tu trabajo

Marta Puerto
Escrito por Marta Puerto
el 21 de septiembre, 2021

Situación: tienes que ponerte a hacer algo desde hace tiempo pero cada vez que vas a ello… “Creo que me voy a poner media horita a responder un par de emails” “¿Hace cuánto que no riego las plantas?” “¡Uy! Más vale que ponga una lavadora ya que en dos horas entramos en hora punta y me va a salir muy caro.” ¿Te suenan algunas de estas frases? Si la respuesta es sí, eres un procrastinador de manual. 🏅  

En este caso, es muy fácil reconocer que estás procrastinando: tienes algo que hacer pero por una razón u otra, cualquier cosa es mejor que hacer eso y nunca te pones a ello. Sin embargo, a veces procrastinamos de otra manera, no tan aparente y un poco más compleja.

Hay situaciones importantes en nuestra vida (profesional o personal) que de primeras nos pueden dar un poco de vértigo. Un ejemplo es el tomar la decisión de cambiar tu vida profesional al emprender y hacerte freelance. Queremos que todo salga perfecto (o por lo menos no cagarla) y al final, al darle tantas vueltas y pensar en los “qué pasaría si..”, nos surgen cada vez más miedos e inseguridades que no actuamos ni acabamos consiguiendo nada concreto. 

Xolo_CTA_Filler_no1_L_3

Pero no todo tiene que ser un gran cambio, también puedes experimentar esta sensación al estar frente al ordenador cuando tienes que actualizar tu portfolio o escribir un nuevo artículo para tu blog. Y a esto es a lo que se le llama parálisis por análisis, el bloqueo que sentimos ante una situación (por querer contemplar todas las opciones posibles) que nos impide actuar. ¿Y por qué pasa esto?

  • Demasiada información que te impide tomar una decisión y te genera ansiedad
  • Búsqueda de la perfección o ser demasiado exigentes con nosotros mismos 
  • Falta de experiencia o sentirse que no estamos preparados, que no es el momento. Suele surgir por compararse con los demás. Recuerda que cada uno tiene su ritmo en la vida.
  • Miedo al fracaso, a no tomar la decisión adecuada e inseguridades

¿Cómo salir de este bucle? Ahí van un par de consejos para gestionar lo que te frena a actuar.

Limita el número de opciones

Todos reflexionamos y analizamos los pros y contras ante una situación importante, pero como todo en la vida, en el momento en que te impide seguir adelante, es ahí donde es perjudicial. 

Este es uno de esos casos en los que ¡menos es más! Si nos tuviéramos que poner a comparar cada una de las experiencias individuales de los freelance, para entonces nos interesaría más unirnos a la Imserso que darnos de alta como autónomos. 👵 

Vivimos en la era de la información: en una sola búsqueda y en cuestión de segundos puedes obtener miles de respuestas. Y aunque el acceso a ella nos hace más libres, como apunta el psicólogo estadounidense Barry Schwartz, el tener más opciones también nos paraliza. Una verdadera arma de doble filo. 

Así que, no quieras reunir toda la información posible, porque lo único que haces es procrastinar, gastar tiempo y energía. Hazte un favor a ti mismo, ponte límites y sé realista. 

Elige lo “suficientemente razonable”

Quizás no sea la opción “perfecta”, pero que es suficientemente buena como para que no nos quedemos encallados en la fase de análisis y podamos tomar una decisión. 

Ojo, que este concepto tiene nombre y todo. El hecho de buscar entre todas las alternativas disponibles y quedarse con la que cumple mínimamente con los requisitos, se conoce como Satisficing (no confundir con el Satisfyer) y fue un concepto introducido por Herbert A. Simon, un economista estadounidense.

Si ves que un proyecto se te está haciendo bola y no tiras adelante, elige la opción que te dé menos problemas en el futuro pero que cumpla mínimamente con lo que esperas.

No procrastines más

Ya sabes lo que dice el dicho, “no dejes para mañana, lo que puedas hacer hoy” y aunque a todos nos dé un poquito de rabia, sabemos que algo de razón tiene. Lo mejor para volver a arrancar es obligarnos a nosotros mismos a tomar esa decisión o actuar. Para ello, hay que dejar de evitar enfrentarnos al tema en cuestión haciendo cualquier otra cosa, o lo que es lo mismo, hay que dejar de procrastinar. 

¿La mejor manera? Establecer un plazo de actuación, marcarse una fecha límite (siempre y cuando sea realista y alcanzable). Esto nos ayudará a no ir posponiéndolo una y otra vez y a tomar las riendas de la situación. 

¿Y qué pasa si llega esa fecha y todavía no nos hemos decidido? Habrá que decantarse por la opción más razonable hasta ahora (lo comentado arriba) o si no es algo de vida o muerte, podemos abandonarlo para no perder más tiempo ni energía. ¡No olvides que como freelance tu tiempo es oro y necesitas esa energía!

Acepta la incertidumbre

Ésta es una de esas cosas que es más fácil de decir que de hacer. Sin embargo, hay que aceptar que la incertidumbre es algo inevitable y que tendremos que vivir con ella para el resto de nuestras vidas. 

El momento ideal no existe, siempre habrá una cosa u otra que se entrometa en tu camino: mercurio puede estar retrógrado, puede haber una pandemia mundial, que se te estropee la lavadora, la Filomena o que se vaya la luz en toda tu calle. ¡Así que actúa sin miedo! 💪

Pide ayuda a los demás

La última en la lista pero no la menos importante. Si te has encontrado más de una vez en una situación de bloqueo frente a una decisión importante, una entrega o cualquier otra cosa (por muy banal que te parezca), pedir ayuda a los demás, a gente cercana, amigos, familiares o incluso buscar ayuda profesional siempre te irá bien. No tienes que tenerlo todo bajo control, es normal que necesites apoyo. Ser freelance no significa que tengas que hacerlo todo tú solo.

Xolo_CTA_Filler_Bulb_L_2

La vida es una constante de prueba y error, hay que arriesgar para avanzar. En Xolo creemos que no tienes que avanzar solo en tu experiencia como freelance. Nosotros queremos ayudarte con todo el papeleo que te bloquea y te impide sacar adelante el trabajo que de verdad te importa.