Cómo administrar tus finanzas si eres freelance

Laura Méndez
Escrito por Laura Méndez
el 19 de noviembre, 2021

Una de las primeras lecciones que tendrás que aprender siendo freelance es la de gestionar tus finanzas. Entre cuidar tu marca personal, atender a tus clientes, que no se te pase la declaración trimestral, reclamar esa factura que todavía no llega… La gran pregunta es:

¿Cómo gestionar tu dinero como freelance sin perder la cabeza?

Como sabemos que tienes que estar pendiente de muchas cosas, hemos preparado esta guía para que pueda servirte como punto de partida a la hora de gestionar tu dinero. Puede que al principio te resulte complicado acostumbrarte a la irregularidad de los ingresos, pero si puedes adaptarte a trabajar desde cualquier parte del mundo, ¡también podrás con esto!

Guía básica para administrar tus finanzas como freelance

  1. Haz una lista de todos tus gastos de autónomo
  2. Ten una cuenta bancaria para el IVA y otros gastos
  3. Mantén actualizadas tus tarifas como freelance
  4. Genera tu fondo de emergencia
  5. Valora tener un seguro médico para freelance
  6. Escucha los mejores consejos de otros freelance sobre finanzas

1. Haz una lista de todos tus gastos de autónomo

Este primer punto es como hacer limpieza de armario, una cosa que da muchísima pereza pero que resulta muy útil y satisfactorio cuando terminas. 

Para ‘conocer mejor tu empresa’ y llevar tus finanzas como freelance de una forma eficiente tienes que empezar por ver en detalle en qué estás gastando dinero todos los meses.

¿Cuáles son tus gastos mensuales como freelance?

Empieza por las cosas imprescindibles: alquiler, teléfono e internet, gasolina… Y después añade el resto de gastos mensuales de los que podrías prescindir pero no (porque además de freelance eres persona): suscripciones a plataformas de series y películas, música, el gimnasio, clases de cerámica…

Una vez que tengas recopilados todos tus gastos mensuales fíjate en aquellos que son deducibles.

¿Cuáles son mis gastos deducibles como freelance?

Explicado de una manera fácil, los gastos deducibles son aquellos que te permiten restar una pequeña parte de lo que tienes que pagar trimestralmente a Hacienda. Al ser considerados gatos imprescindibles para desarrollar tu actividad como freelance tendrías este beneficio fiscal. 

Ejemplos de gastos deducibles para freelance:

  • Alquiler de una oficina o local
  • Formación o cursos relacionados con la actividad profesional
  • Gastos de contratar una gestoría (que podría solucionarte todo este tema)

 

Una vez tengas identificados todos tus gastos mensuales podrás ver formas de reducirlos, de buscar alternativas, pero sobre todo serás más consciente de la cantidad de ingresos que necesitas para que tu negocio como freelance sea rentable.

2. Ten una cuenta bancaria para el IVA y otros gastos

Cada freelance es un mundo, y por lo tanto este consejo variará en función de tus particularidades, pero la vieja escuela de los freelance te diría: ten una cuenta en la que puedas ingresar el IVA de tus facturas para que cuando lo tengas que pagar no haya sorpresas.

Cuando haces una factura le añades el IVA, por eso en el momento en el que llega el ingreso a tu cuenta es más de lo que esperabas. Si es un buen mes de trabajo cuando miras tu saldo  puedes llegar a sentir unas ganas repentinas de salir a celebrarlo invitando a todo el barrio o darte un buen capricho. Vale, he aquí un recordatorio: ese dinero no es tuyo, es de Hacienda y vendrá a buscarlo.
Como freelance funcionas como un recaudador de impuestos, así que si tienes una cuenta en la que ingresas el IVA de tus facturas te olvidarás de esa tentación de gastarlo y cuando llegue la trimestral estará tus finanzas estarán a salvo.

Lo recomendable sería que el 25% o 30% de lo ganes vaya a esta cuenta, de esta forma, cuando te cobren la tasa de autónomos, por ejemplo, no tendrás ningún agobio.

Xolo_Blog_CTA_CheaperAgency

3. Mantén actualizadas tus tarifas como freelance

Saber administrar tus finanzas como freelance tiene que ver con ahorrar dinero, pero no nos podemos olvidar de poner el foco en ganarlo.

Es especialmente difícil establecer tus tarifas como freelance cuando estás empezando, pero con el tiempo encontrarás la fórmula que mejor se adapte a tu servicio.

¿Cuánto vas a cobrar por tu trabajo como freelance?

Puede que decidas establecer un precio por hora o que prefieras tener una tarifa cerrada por proyecto. La cuestión es que esta pregunta no te la harás solo al principio, sino que a lo largo de tu carrera como freelance verás cómo tendrás que ir variando tus presupuestos para que sean acordes con la calidad de tu servicio (que cada vez será mejor y contarás con más experiencia).

Además, tendrás que tener en cuenta que si aumentan tus gastos fijos (como la factura de la luz o el alquiler) esto también hará que tu precios varíen.

4. Genera tu fondo de emergencia

Como dice el refrán que acabamos de inventarnos: freelance precavido vale por dos. Como nadie podrá garantizarte una estabilidad económica como freelance (tus ingresos y gastos pueden variar mensualmente), te será de gran utilidad tener un colchón sobre el que caer en caso de que pase algún imprevisto.

Este fondo de emergencia no solo te ayudará a solucionar un problema que pueda surgir, también  te ayudará a estar más tranquilo y poder tomar decisiones sabiendo que tú mismo puedes salvarte en caso de que lo necesites.

¿Cómo puedes ahorrar para un fondo de emergencia como freelance?

Nuestra recomendación es que apliques la fórmula de 50/30/20, que consiste en que:

  • El 50% de lo que ganes lo inviertas en los gastos básicos (si haces los deberes de los primeros consejos podrás calcularlo)
  • El 30% irá destinado a todo aquello en lo que te hace feliz gastar dinero
  • El 20% restante deberías dedicarlo a ahorrar y por si hubiera algún imprevisto


Esta fórmula también será interesante para ver cuánto necesitarías ganar al mes para poder cubrir todo, y te ayudará a decidir qué proyectos aceptar o si tus presupuestos están siendo adecuados.

5. Valora tener un seguro médico para freelance

Hay una frase que desafortunadamente se escucha mucho cuando eres freelance en España: los freelance nunca se ponen enfermos. Como sabes que si no trabajas, no cobras, muchos freelance no pueden permitirse anteponer su salud al trabajo, pero el precio de desarrollar una carrera en estas condiciones es demasiado alto.

Por eso, y dependiendo de cada caso, puede ser interesante contratar un seguro de salud que te permita tener una atención más rápida y flexible.

Puedes estar más interesado en tener un seguro de baja laboral o por accidente para poder recibir una indemnización durante los días en los que te ves obligado a interrumpir tu actividad.

La cuestión es que valores los riesgos que implica tu actividad como freelance para que puedas protegerte a ti y a tu negocio. 

*Recuerda que estos gastos también entrarían dentro de los gastos deducibles.

6. Escucha los mejores consejos de otros freelance sobre finanzas

Como sabe más el freelance por viejo que por freelance, es importante que tengas los oídos bien abiertos cuando otros trabajadores por cuenta propia te den algún consejo para administrar tus finanzas de la mejor manera. Aquí te recopilamos algunos de ellos:

Consejos de freelance para gestionar mejor el dinero:

  • Prueba alguna App de ahorro

Puedes encontrar muchas aplicaciones que te ayuden a establecer objetivos y a ver día a día cómo vas alcanzándolos. También pueden advertirte si te estás pasando con los gastos, así que antes de decidirte a algún plan podrás consultarla para ver si es buena idea lo de comprar esos billetes de avión. Hay una gran variedad, así que puedes encontrar la que mejor se adapte a ti.

  • Mantente al día de las ayudas para emprendedores

Tanto a nivel estatal como regional en España puedes encontrar ayudas para promocionar el emprendimiento. Por ejemplo, los autónomos menores de 30 años pueden tienen acceso a ayudas para facilitar los inicios de su negocio.

  • Encuentra servicios colaborativos que te ayuden a reducir gastos

Los coworkings, por ejemplo, son una de esas iniciativas que puede ayudarte a reducir tus facturas y compartir espacio con otros profesionales.

  • Ten en cuenta la contabilidad online

Puede que la tecnología te ayude a reducir muchos gastos, por ejemplo pasarte a una gestoria digital puede hacer que te ahorres una media de 25€ todos los meses.

  • No dejes de invertir en tu formación

Tú eres el activo más valioso de tu negocio así que no dejes de aprender y de seguir desarrollándote para ser cada vez más competitivo en el mercado

Xolo_Blog_CTA_Expenses