Trabajar en cualquier lugar como freelance: 6 trucos para trabajar en el tren

Marta Puerto
Escrito por Marta Puerto
el 15 de septiembre, 2021

Como freelance tienes la libertad de trabajar donde y cuando te apetezca. ¿Que te apetece hacer una escapada entre semana? Pues puedes irte sin dar explicaciones a nadie. Y sin duda la mejor manera de viajar es en tren (después de la bicicleta, es el transporte más limpio y verde que existe). 

Quizás sea la emoción de lo que ese nuevo destino te depara, pero el tren tiene un algo especial que te ayuda a concentrarte y a ser súper productivo. Y aunque no estamos diciendo que tengas que aprovechar cada minuto de tu tiempo para no perderlo, pero viviendo en la sociedad de la inmediatez repleta de distracciones, de vez en cuando es agradable tener este momento de “limbo” en el que puedes aprovechar para leer ese libro que tienes en el estante de tu habitación cogiendo polvo, invertirlo en tu trabajo o simplemente no hacer nada.

Si te decantas por dedicar el tiempo del trayecto del tren a trabajar un poquillo (porque todo el mundo sabe que un freelance nunca se va a ningún sitio sin su portátil debajo del brazo), ahí van algunos trucos que te ayudarán a sacarle el máximo provecho.

Xolo_CTA_Filler_Bulb_L_1

1. Planifica qué quieres hacer de antemano

Ten una idea (realista) de lo que quieres hacer, el tiempo que te llevará hacerlo y cuánto dura el trayecto. Tener esa deadline del tiempo de trayecto te ayudará a concentrarte al máximo.

Nuestro consejo es que te centres en proyectos o tareas en las que sueles procrastinar durante una semana normal de trabajo. Como sabes que tienes 2-3h para dedicar toda tu atención sin distracciones a hacer esa cosa que has ido posponiendo seguro que podrás conseguir terminarla.

Por ejemplo: 

  • Responder a emails de clientes
  • Crear una presentación en PowerPoint
  • Actualizar tu currículum o tu portfolio
  • Escribir un borrador de una propuesta para un proyecto
  • Leer algunos artículos interesantes sobre tu sector
  • Hacer brainstorming

2. Come algo antes de embarcar

Ya sea que te hayas llevado un tupper o un bocata de casa o que te vayas al vagón de cafetería, comer en el tren será una distracción. Además que intentar comer en el tren mientras tienes el portátil en la mesita plegable no es lo más cómodo.

3. Escoge un asiento al lado del pasillo

Lo bueno de viajar en tren es que las ventanas son más grandes que las del avión, así que incluso estando sentado en el pasillo podrás ver las vistas exteriores. Además, te permitirá levantarte para estirar las piernas o ir al baño —bueno vale, quizás tengas que interrumpir tu trabajo 5 segundos para dejar pasar a alguien, pero en realidad es mejor eso que sentir que estás atrapado o despertar al pasajero de turno que se está echándose una siesta.

4. Revisa tu conexión a Internet

Algunos de los trenes tienen WiFi, como por ejemplo el AVE en España, pero no siempre funciona lo rápido que querríamos. O a veces viajamos en otro tren o estamos en el extranjero. Aquí la mejor opción es la de compartir datos desde tu móvil al ordenador (cuidado que si no tienes datos ilimitados puede que tengas un susto en tu próxima factura telefónica). Suele ser súper efectivo y la conexión es bastante más rápida.

Truquito: Si trabajas con tu portátil no te olvides el cargador (a todos nos ha pasado alguna vez). Cada vez más trenes tienen enchufes debajo del asiento, pero también puedes cargarlo antes de salir de casa o aprovechar los que hay en la estación antes de subirte al tren.

5. Si no consigues conectarte a Internet

Puede que no tengas suficientes datos móviles, que la conexión no sea del todo buena porque estás pasando por túneles constantemente o que simplemente hayas decidido poner tu móvil en modo avión porque crees que te pasas demasiado tiempo online. Sea como sea, puedes aprovechar este momento offline para poner orden en tus “lista de tareas”, redactar respuestas de tus emails en tu app de notas (y luego ya harás copiar y pegar) o ponerte a hacer facturas que tienes pendientes. Incluso puedes aprovechar para mirar ese webinar que tenías pendiente.

Por otro lado, también puedes aprovechar este tiempo de “desconexión” para reflexionar sobre alguna conversación difícil que tengas pendiente con un cliente. Toma notas de algunos de los puntos que quieras tratar para que no te pille de sorpresa luego.

Truquito: Si trabajas con documentos de Google, asegúrate de haber activado el modo sin conexión para poder editar tus archivos y no perder nada de lo que has estado trabajando. 

6. Que el ruido no sea un problema

Otro punto a favor de trabajar en el tren y no en otros medios de transporte, como el avión, es que no oirás el runrún constante del motor, las comunicaciones del piloto por el altavoz cuando hay turbulencias o anuncios de productos Duty Free. 

Hay trenes que tienen opción de seleccionar tu asiento en el “vagón silencioso”, pero si no es el caso, siempre puedes usar auriculares de cancelación de ruido (realmente funcionan muy bien) o los tapones de toda la vida. O sino, ponte una playlist para concentrarte, que igual también te inspira. Y si resulta que hay un bebé llorando a todo pulmón (ojalá hubiera un botón para silenciarlo), como viajas en tren, puedes irte al vagón cafetería un rato hasta que se le pase el berrinche. 

Xolo_Blog_CTA_Where&When

Hay pros y contras del estilo de vida freelance, pero la libertad y la flexibilidad de trabajar desde cualquier lugar hacen que sea una fantasía para muchos. En Xolo te ayudamos a conseguir tener una vida freelance con menos preocupaciones porque nos ocupamos de todos los trámites de autónomo. Y además entendemos que tu trabajes donde te dé la gana (incluso en el tren), por eso estaremos listos para ayudarte estés donde estés.