¿Por qué tenemos que seguir hablando de la igualdad de género?

Elina Räsänen
Escrito por Elina Räsänen
el 08 de marzo, 2022

Sí, aquí va otro artículo del blog sobre la igualdad de género, la brecha salarial y la falta de representación femenina.  ¿Estás cansado de leer sobre ello? ¿Quizás incluso frustrado? Yo sí que lo estoy. Después de haber trabajado durante más de una década en tecnología y fintech, no pasa un solo mes de marzo en el que no comente algo sobre este tema. Y con razón. A pesar de los esfuerzos por hacer que la tecnología y los negocios sean más inclusivos, la brecha de género y la desigualdad de trato siguen siendo un problema en 2022.

En Xolo hemos realizado recientemente una encuesta entre nuestro público femenino que nos ha servido para comprender mejor los retos a los que se enfrentan a diario las mujeres haciendo negocios. A partir de los datos recogidos, estas son algunas de las conclusiones y reflexiones a las que hemos llegado:

Hombres, menos ego; mujeres, hay que apoyarse las unas a las otras

Nosotros mandamos las preguntas y vosotras respondisteis. De las respuestas de alrededor de 120 mujeres profesionales, se encontró que el 81% de ellas se sienten tratadas de forma diferente en su carrera profesional debido a su género. Un 71% afirmó que se les ha hecho sentir que son menos competentes en comparación con sus compañeros de trabajo hombres. 

Resultados de la encuesta realizada en 2021 con
mujeres freelance de todo el mundo y usuarias de Xolo.

Cuando se les pidió más información al respecto, manifestando quiénes (según rol y género) consideraban que las habían tratado de forma diferente, el 64% dijo que se había sentido discriminada por su supervisor y el 48%, por sus clientes. Para empeorar las cosas, el 48% de las mujeres dijeron que se habían sentido tratadas de forma diferente en concreto por otras mujeres, o por hombres y mujeres (en este sentido somos iguales, pero es de este tipo de igualdad el que estamos reivindicando aquí).

"Estar calificada como “mujer” CEO hace que el terreno de juego sea diferente. Cuando me han pedido que me una a proyectos pero luego no me han dado nada de trabajo, me he sentido un poco como una “figura simbólica”. Acoso sexual disfrazado de cumplidos. Si expreso mi preocupación por cualquiera de estas cosas, me llaman desagradecida o exagerada".

– 42 años, consultora empresarial

No ser tomada en serio, ser objeto de atención sexual o incluso ser confundida continuamente con una asistente personal son sólo algunos de los problemas subyacentes de las mujeres en la comunidad empresarial. Las preguntas sobre la edad, el estado civil o los planes de tener hijos, junto con las supuestas dificultades para conciliar la vida familiar y laboral, fueron respuestas recurrentes para la comunidad femenina de Xolo. Un asombroso 51% de las encuestadas declaró que se les había ofrecido una compensación económica significativamente menor que a sus homólogos masculinos por un trabajo igual. 

"Normalmente tienes que demostrar más tu valor, suele resultar poco difícil el no sentirse mal por cobrar lo que vale tu trabajo y el tener que enseñar a los clientes a no sobrepasar los límites y/o las directrices que les has dado". 

– 38 años, soporte administrativo

Resultados de la encuesta realizada en 2021 con
mujeres freelance de todo el mundo y usuarias de Xolo.

¿Se puede ayudar a superar el síndrome de la impostora con mayor representación femenina?

No todo tiene que ver con la sociedad o el lugar de trabajo cuando buscamos soluciones. Lo que más me llamó la atención de los resultados de la encuesta fue que las propias mujeres rechazan trayectorias profesionales alternativas por cosas como el síndrome de la impostora o el miedo al fracaso. Por desgracia, parece que el paradigma de que las mujeres “no están hechas" para los negocios es algo que está muy arraigado en la psique femenina. 

Superar el síndrome de la impostora es una de esas cosas más fáciles de decir que de hacer. Se puede empezar teniendo en cuenta la representación, presentando a empresarios de todos los orígenes, géneros y colores, y derribando conscientemente prejuicios y estereotipos anticuados que se ajustan a nuestras ideas desfasadas de lo que es un empresario. También es importante que las mujeres estén representadas en los puestos más altos de dirección y en los puestos de autoridad de cara al público. Si sólo vemos a ciertos tipos de personas en puestos de poder, es fácil pensar que ascender en la escala profesional no es posible para todos. Quiero que otras mujeres se fijen en los empresarios, los propietarios de empresas y las trayectorias profesionales que les interesan y vean figuras con las que puedan identificarse". Un 30% de nuestras encuestadas está de acuerdo con esto, mientras que casi el 55% afirma que necesitaría más coaching y mentoría para superar las inseguridades relacionadas con el hecho de emprender y trabajar por cuenta propia como freelance.

Normalizar que haya “amos de casa” es un win-win

Las desigualdades sociales tienen que mejorar para que las mujeres tengan más oportunidades de asumir funciones más exigentes. Esto significa que la carga de la crianza de los hijos debe recaer por igual (sí, también en los padres). Las empresas no sólo deben fomentar que los hombres se tomen permisos de paternidad más largos sino que también se les tiene que permitir hacerlo, para que la responsabilidad de cuidar a un nuevo hijo no recaiga únicamente en la madre y según en qué empresa en la que trabaja. No hay una regla preestablecida de que sólo la madre pueda y deba quedarse en casa. Ambos progenitores merecen tener las mismas posibilidades para equilibrar las responsabilidades de la vida laboral y evitar que las trayectorias profesionales de las mujeres se desvíen. En última instancia, la igualdad en el trabajo empieza en casa, para que tanto hombres como mujeres tengan las mismas posibilidades y derechos para construir su carrera junto a los numerosos cambios e interrupciones de la vida. 

Dejémonos de líderes “femeninas” y centrémonos en lo de líderes

Como bien dijo Sheryl Sandberg: "En el futuro, no habrá líderes femeninas. Sólo habrá líderes". Aunque a veces suene a poco, las palabras pueden cambiar el mundo.

Impulsar la igualdad y la inclusión debería ser la prioridad de todos los géneros, no sólo de mujeres que apoyan a mujeres. Sin embargo, las propias mujeres deberían ser conscientes de su propia etiqueta; por ejemplo, "girl boss" o "mujeres emprendedoras" son términos que, aunque tengan buenas intenciones, deberían perder la referencia de género para avanzar hacia la igualdad.

El camino hacia la inclusión real es el resultado de acciones conscientes

Hicimos esta encuesta con nuestra base de usuarias al darnos cuenta de que, como empresa, habíamos fracasado hasta ahora en nuestro intento de crear un servicio más inclusivo para los freelance. Visto que el 70% de nuestra base de clientes son hombres, está claro que hay todavía mucho trabajo que hacer. También reconocemos que se trata de un problema más amplio, no sólo relacionado con nuestro servicio o nicho, sino con la comunidad empresarial en su conjunto.

Las usuarias de Xolo que fueron encuestadas sugirieron múltiples acciones a realizar. Más del 50% de las mujeres opinaron que depende de cada persona garantizar la igualdad de trato entre hombres y mujeres. Un número similar de mujeres pensaba que para combatir la desigualdad de género hay que también concebirlo a nivel gubernamental y que deberían adoptarse diferentes políticas para crear un ecosistema empresarial más diverso. 

Tenemos un largo camino por delante para llegar a la igualdad de género, pero hablar de ello es el primer paso.

Sobre Elina

Elina Räsänen es la CMO de Xolo, una empresa que cree que ser freelance debería ser algo accesible para todo el mundo, aunque en la actualidad, el 70% de nuestros usuarios en España a los que prestamos servicio son hombres. Elina está aquí para marcar la diferencia, dar voz a la comunidad y tomar medidas conscientes para construir un negocio más inclusivo. 


Este artículo es una versión en español adaptada por Marta Puerto del artículo original de Elina: If women '...belong in all places where decisions are being made' — why do we still need to talk about it?