¿Qué es la cuota de autónomos en España?

Xolo
Escrito por Xolo
el 09 de junio, 2022

En España existe una cuota de autónomos que, a juicio de muchos, es excesivamente elevada en relación a otros países europeos:

  • En Austria 🇦🇹 : solo se paga en base a los beneficios obtenidos, con la obligación de contratar un seguro médico privado. 
  • En Bélgica 🇧🇪 : no tienen cuotas mensuales predefinidas. 
  • En Dinamarca 🇩🇰 : no tienen cuotas ni requieren un abono a la hora de darse de alta. Eso sí, debe contribuirse con una cifra que oscila entre el 25% y el 49% de los beneficios totales. Se producen exenciones por debajo de determinados límites. 
  • En Finlandia 🇫🇮 : no disponen de cuota, pero de nuevo los impuestos derivados oscilan entre el 20% y el 21,59%. 
  • En Francia 🇫🇷 : el primer año no se abona nada, y luego se aplica un 12% en concepto de actividades comerciales, un 18,3% en ventas de profesionales liberales y el 21,3% en ventas de servicios. El trabajador por cuenta propia tiene acceso a sanidad y educación pública, además de una pensión por incapacidad temporal. 
  • En Grecia 🇬🇷 : aquí se paga en el momento del alta y se abona un montante mensual de unos 50 euros durante los primeros 12 meses, que va subiendo progresivamente con cada ejercicio anual. 
  • En Holanda 🇳🇱 : la cuota de autónomos se fija en 50 euros. Como complemento, es forzoso contratar un seguro privado valorado en unos 100 euros.
  • En Irlanda 🇮🇪 : se aplica un 4% de impuestos sobre la facturación ANUAL.
  • En Italia 🇮🇹 : se fija un 20% sobre los beneficios.
  • En Portugal 🇵🇹 : es una de las nacionalidades más ventajosas: sin cuotas, sin pago por alta y sin IVA trimestral. La propuesta lusa es la que menos presión aplica y la que más margen de beneficios ofrece a los trabajadores autónomos. 

Entonces, ¿qué pasa con la cuota de autónomos en España? En este artículo, vamos a tratar de esclarecer qué significa la cuota de autónomos, cuánto se paga al mes por ella y cuál es el fin de su existencia. Quédate con nosotros y obtendrás toda la información que necesitas. Let’s go!

  1. ¿Qué es la cuota de autónomos?
  2. Cómo funciona la cuota de autónomos
  3. ¿Por qué la cuota de autónomos es tan cara?
  4. La cuota mínima de autónomos
  5. ¿Qué dice la ley sobre la cuota de autónomos?
  6. ¿Es obligatorio pagar la cuota de autónomos?
  7. ¿Se desgrava la cuota de autónomos?
  8. ¿Cómo se contabiliza la cuota de autónomos?
  9. ¿Qué ocurre con las cuotas de autónomo atrasadas?
  10. Recargos e intereses de demora

¿Qué es la cuota de autónomos?

A todos los autónomos en España se les exige aportar una cantidad fija mes a mes, independientemente de su facturación y únicamente por el hecho de ser trabajadores por cuenta propia. Este gasto mensual y obligatorio es la denominada cuota de autónomos.

Cómo funciona la cuota de autónomos

Todo autónomo debe darse de alta para cotizar en la Seguridad Social. Este hecho implica aportar una cuota única mes a mes, que cubre contingencias como pueden ser las emergencias sanitarias, las incapacidades temporales, bajas por maternidad y, claro está, las jubilaciones futuras. Así que, la cuota de autónomos funcionaría como un ‘seguro’ para poder ofrecer prestaciones a los trabajadores por cuenta propia cuando sea necesario.

¿Son esas prestaciones de calidad? ¿Les compensa a los autónomos pagar esa cuota? Ese es otro melón que no cabría en este artículo.

Hay que entender que se trata de una obligación común, ya que hablamos de un principio de solidaridad colectiva, en la que todos los españoles ponen su granito de arena. Los freelance que no se den de alta como corresponde en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), incurrirán en sanciones y deberán ingresar las cuotas que no asumieron desde el comienzo de su actividad. Puedes consultar información más detallada en nuestra guía.

¿Qué aspectos deberías considerar para elegir la base de cotización?​​

Pensar a largo plazo y actuar de manera coherente respecto a los ingresos que van llegando. Todo lo que no cotices hoy, lo perderás mañana cuando verdaderamente lo necesites. 

  • Lo más estratégico es empezar con la tarifa plana, ir creciendo, aumentar progresivamente y, en los últimos 10 años de vida laboral incrementar lo máximo posible la base. Así, tendrás garantizados los últimos ejercicios, que son los que más peso tienen en el computo global. 
  • Recuerda que, con la nueva ley de autónomos de 2017, puedes cambiar hasta 4 veces tu base de cotización en un mismo año. Además, las altas y bajas se pueden encadenar hasta un máximo de 3 ocasiones.

¿Por qué la cuota de autónomos es tan cara?

Para entender el problema en su magnitud real debemos analizar los impuestos variables que encarecen el total.  

Tenemos el caso del IVA, que tiene que declararse trimestralmente. En este contexto se compara el IVA soportado y el IVA repercutido, aplicándose siempre el 21%. Luego tenemos el IRPF, que determina unas retenciones del 7% para los autónomos de nueva adquisición (durante los tres primeros años) y pasa posteriormente a un 15%-20%.

Además de lo visto anteriormente, hay gastos de importante calado que los autónomos han de asumir, en función de cómo desarrollen su sector o especialidad. Aquí metemos el alquiler de espacios, vehículos, internet, luz, agua, teléfono, taxis, etc. Por otro lado, si se dispone de empleados habrá que abonar sus nóminas, vacaciones y pagas extra (además de los impuestos derivados de las contrataciones). 

En resumen, la cuota de autónomos puede considerarse ciertamente alta, pero también ha de valorarse el derecho a determinadas prestaciones (un beneficio que no todos tienen en el resto de Europa). Entendiendo esta realidad, la pregunta ya no se reduce a “¿por qué la cuota de autónomos es tan cara?” sino que debería concretarse en “¿qué exenciones pueden facilitar la vida a los autónomos?”.

La cuota mínima de autónomos

Dadas las circunstancias, la inmensa mayoría de los trabajadores por cuenta propia decide cotizar por la base mínima. Sin embargo, es necesario aclarar que una aportación menor repercute en peores retribuciones y servicios. Es decir, protección menor y ayudas de cuantía reducida. Este hecho no puede pillarte por sorpresa, y al elegir la base de cotización has de tener en cuentas las desventajas a asumir. 

A partir de los 48 años se restringen las bases de cotización del autónomo. Las cifras a aportar pasan a una horquilla comprendida entre los 1.018,50 euros y los 2.077,80 euros. 

¿Qué dice la ley sobre la cuota de autónomos?

A finales de 2017 se aprobó una ley de autónomos que aportó novedades beneficiosas para este colectivo. No sólo asentó la tarifa plana del punto anterior, sino que permitió mayor flexibilidad en los pagos mensuales. 

Además, posibilita cambiar la base de cotización hasta cuatro veces en un mismo ejercicio anual, lo cual es tremendamente positivo a la hora de ir labrándose una jubilación de mayor cuantía, aportando más en las rachas buenas y menos en los tramos complicados. Por último, si el alta se produce a mediados de mes, solo se pagará la quincena siguiente. El cómputo solo tiene en cuenta el periodo inmediatamente posterior. 

¿Es obligatorio pagar la cuota de autónomos?

La obligatoriedad no puede ponerse en duda bajo ningún concepto. Todos están obligados a abonar lo que les corresponde por base de cotización. Los trabajadores asalariados están determinados por el llamado Régimen General, mientras que los trabajadores por cuenta propia se coordinan según el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). 

Este organismo define jurídicamente al autónomo como: “aquel que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo, sin sujeción por ella a contrato de trabajo y aunque utilice el servicio remunerado de otras personas, sea o no titular de empresa individual o familiar”.

¿Se desgrava la cuota de autónomos?

Como pagar la cuota de autónomo es un gasto imprescindible para el desarrollo de una actividad por cuenta propia, entra dentro de la categoría de gastos deducibles. Esto quiere decir que podrás desgravarte la cuota de autónomos en la declaración del IRPF.

New call-to-action

¿Cómo se contabiliza la cuota de autónomos?

Todo trabajador por cuenta propia debe tener un libro de gastos en el que registre, de manera ordenada y limpia, cada una de las facturas y aportaciones realizadas. 

En el caso de los autónomos societarios, la sociedad es la que se hace cargo del pago de la cuota. En tal caso, se considera una retribución en especie y puede ir en la cuenta 460 (Anticipos de remuneraciones) o en la cuenta 640 (Sueldos y salarios). 

¿Qué ocurre con las cuotas de autónomo atrasadas?

Este es uno de los grandes problemas a los que se enfrentan los trabajadores autónomos. Las cuotas de autónomo atrasadas pueden estar motivadas por razones principalmente económicas (una bajada de la facturación), y, en el menor de los casos, en base a una voluntad manifiesta de no cumplir con las obligaciones de todo contribuyente. Sea como fuere, este contexto supone generar una deuda y unas penalizaciones que, claro está, aumentan el montante y complican enormemente las cosas. Muchos no encuentran la manera de pagar estas deudas, hipotecando malamente su futuro. Lo mejor es ser previsor y evitar caer en estas dinámicas con la Seguridad Social. 

En resumen, nada queda impune, las infracciones se persiguen y las multas se aplican. Hablamos de recargos del 10% para retrasos de un mes y un 20% para retrasos de más de dos meses. 

Queremos reafirmar que este punto es capital, trayendo consecuencias que son evitables desde el primer momento, a través de una correcta planificación o dándose de baja del RETA en el caso de no poder asumir las responsabilidades pertinentes. Con esto no buscamos fomentar la economía sumergida, sino dejar claro que es mejor parar a tiempo. 

Recargos e intereses de demora

Si no pagas las cuotas que te corresponden, corres el riesgo de sufrir una serie de recargos e intereses que aumentarán notablemente el montante que debes al erario público. Por eso, lo mejor que puedes hacer es cumplir mes a mes, y si ves que no puedes asumir tus responsabilidades contributivas, siempre puedes darte de baja y volver a reactivarte como autónomo cuando las perspectivas de crecimiento sean mejores. 

El Decreto-ley 20/2012, de 13 de julio, fija el recargo correspondiente cuando se abonen las cuotas -debidas tras el vencimiento del plazo reglamentario- en un 20% del total de la deuda.

La ley de autónomos aprobada en octubre de 2017 -y que entró en vigor en enero de 2018- garantiza un recargo del 10% si se devuelve durante el primer mes de retraso, para volver al 20% en los meses posteriores. Esta penalización de carácter progresivo busca facilitar al afectado el cumplimiento de sus obligaciones. 

Por otro lado, los intereses de demora actúan a partir del día siguiente al vencimiento del plazo reglamentario. El implicado recibirá una comunicación o notificación, y a partir de los quince días desde la recepción de la misma, podrán exigirse las cantidades pertinentes. 

El tipo de interés de demora será el interés legal del dinero vigente en cada momento del periodo de devengo, que en 2018 era del 3%, e incrementado en un 25%.

Xolo_CTA_Filler_Peace_L_3