¿Qué es la cuota de autónomos en España?

Xolo
Escrito por Xolo
el 09 de junio, 2022

El colectivo de autónomos en España guardaba —al menos, hasta el año pasado— una opinión mayoritaria respecto a la cuota que, cada mes, se debía pagar a la Seguridad Social: dicha cuota de autónomos, se decía, era excesivamente elevada, sobre todo cuando se la comparaba con las de otros países europeos.

Así, por ejemplo:

  • En Austria 🇦🇹 : solo se paga en base a los beneficios obtenidos, con la obligación de contratar un seguro médico privado. 
  • En Bélgica 🇧🇪 : no tienen cuotas mensuales predefinidas. 
  • En Dinamarca 🇩🇰 : no tienen cuotas ni requieren un abono a la hora de darse de alta. Eso sí, debe contribuirse con una cifra que oscila entre el 25% y el 49% de los beneficios totales. Se producen exenciones por debajo de determinados límites. 
  • En Finlandia 🇫🇮 : no disponen de cuota, pero de nuevo los impuestos derivados oscilan entre el 20% y el 21,59%. 
  • En Francia 🇫🇷 : el primer año no se abona nada, y luego se aplica un 12% en concepto de actividades comerciales, un 18,3% en ventas de profesionales liberales y el 21,3% en ventas de servicios. El trabajador por cuenta propia tiene acceso a sanidad y educación pública, además de una pensión por incapacidad temporal. 
  • En Grecia 🇬🇷 : aquí se paga en el momento del alta y se abona un montante mensual de unos 50 euros durante los primeros 12 meses, que va subiendo progresivamente con cada ejercicio anual. 
  • En Holanda 🇳🇱 : la cuota de autónomos se fija en 50 euros. Como complemento, es forzoso contratar un seguro privado valorado en unos 100 euros.
  • En Irlanda 🇮🇪 : se aplica un 4% de impuestos sobre la facturación ANUAL.
  • En Italia 🇮🇹 : se fija un 20% sobre los beneficios.
  • En Portugal 🇵🇹 : es una de las nacionalidades más ventajosas: sin cuotas, sin pago por alta y sin IVA trimestral. La propuesta lusa es la que menos presión aplica y la que más margen de beneficios ofrece a los trabajadores autónomos. 


Y te preguntarás: ¿ha hecho algo el Gobierno al respecto? Pues mira, curiosamente, sí: desde el 1 de enero de 2023, todos los autónomos españoles han dejado de cotizar por bases fijas para hacerlo, también, en base a sus beneficios. Y no solo eso, sino que algunos trabajadores por cuenta propia van a poder acceder a una cuota cero

En este artículo, vamos a tratar de esclarecer qué significa esto de las nuevas cuotas de autónomos en 2023,  qué es la cuota cero para autónomos, cuánto se paga al mes en cualquier otro caso, y cuál es el fin de la existencia de las cuotas mensuales para trabajadores por cuenta propia. Quédate con nosotros y obtendrás toda la información que necesitas. Let’s go!

  1. ¿Qué es la cuota de autónomos?
  2. Cómo funciona la cuota de autónomos
  3. ¿Por qué la cuota de autónomos es tan cara?
  4. La tarifa plana para autónomos
  5. ¿Qué es la cuota cero para autónomos?
  6. ¿Es obligatorio pagar la cuota de autónomos?
  7. ¿Se desgrava la cuota de autónomos?
  8. ¿Cómo se contabiliza la cuota de autónomos?
  9. ¿Qué ocurre con las cuotas de autónomo atrasadas?
  10. Recargos e intereses de demora

¿Qué es la cuota de autónomos?

En España, todos los autónomos están obligados a abonar una cantidad de dinero al final de cada mes a la Seguridad Social, a modo de pago por ciertos beneficios sociales. Entre tales beneficios, por ejemplo, se encuentran la jubilación, las bajas por maternidad, la posibilidad de recibir una baja laboral, o la cobertura por cese de actividad. Es, en otras palabras, un ‘seguro’ para poder ofrecer prestaciones a los trabajadores por cuenta propia cuando sea necesario.

Hay que entender que se trata de una obligación común, ya que hablamos de un principio de solidaridad colectiva, en la que todos los españoles ponen su granito de arena. Los freelance que no se den de alta como corresponde en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), incurrirán en sanciones y deberán ingresar las cuotas que no asumieron desde el comienzo de su actividad. Puedes consultar información más detallada en nuestra guía.

Hasta 2022, el autónomo tenía la posibilidad de escoger la cuantía de dicho pago en base a ciertas bases de cotización, aunque, independientemente de que facturase mucho, poco, o nada, la cuota mínima era de unos 300 euros.

Sin embargo, con el 2023 han llegado las nuevas cuotas de autónomos, vinculadas a los ingresos reales. Este nuevo método, aplicado por el Ministerio de Migraciones, Inclusión y Seguridad Social, es un intento de que cada autónomo pague en base a lo que facture. O que, al menos, esa balanza se equilibre un mínimo.

Cómo funcionan las nuevas cuotas de autónomos en 2023

Para empezar, hay algo que no cambia en 2023, que probablemente no cambie nunca y que no está de más repetir: todo autónomo debe darse de alta para cotizar en la Seguridad Social. Ser trabajador por cuenta propia, de por sí, implica tener que pagar dicha cotización mensualmente.

Sin embargo, lo que sí se ha visto modificado con esta reforma que entró en vigor el 1 de enero de 2023 para que los autónomos coticen por ingresos reales es todo el resto. A partir de ahora, los trabajadores por cuenta propia ya no podrán escoger su base de cotización, sino que esta irá vinculada a sus beneficios.

Así pues, en base al rendimiento neto de cada autónomo, las cotizaciones serán las siguientes para los años 2023, 2024 y 2025:

Rendimiento neto

2023

2024

2025

Cuota

Ahorro

mensual *

Cuota

Ahorro

mensual *

Cuota

Ahorro mensual *

Hasta 670 €

230 € 

-64 € 

225 €

-69 € 

200 € 

-94 € 

De 670 € hasta 900 €

265 €

-34 €

250 €

-44 €

220 € 

-74 €

De 900 € hasta 1166,70 €

275 € 

-19 €

267 € 

-27 €

260 €

-34 €

De 1166,7 € hasta 1300 € 

291 € 

-3 € 

291 € 

-3 € 

291 € 

-3 € 

De 1300 € hasta 1500 €

294 € 

0 €

294 €

0 € 

294 € 

0 € 

De 1500 € hasta 1700 €

294 €

0 €

294 €

0 €

294 € 

0 €

De 1700 € hasta 1850 €

310 € 

16 €

320 € 

26 € 

350 € 

56 € 

De 1850 € hasta 2030 €

315 €

21 €

325 €

31 €

370 €

76 €

De 2030 € hasta 2330 €

320 €

26 €

330 €

36 €

390 €

96 €

De 2330 € hasta 2760 €

330 €

36 €

340 €

46 €

415 €

121 €

De 2760 € hasta 3190 €

350 €

56 €

360 €

66 €

440 €

146 €

De 3190 € hasta 3620 €

370 €

76 €

380 €

86 €

465 €

171 €

De 3620 € hasta 4050 €

390 €

102 €

400 €

106 €

490 €

196 €

De 4050 € hasta 6000 €

420 €

126 €

445 €

151 €

530 €

236 €

Más de 6000 €

500 €

122 €

530 €

236 €

590 €

296 €

Cómo​​ saber cuánto se va a pagar cada mes con las nuevas cuotas de autónomos para 2023

Pero, claro, aquí surge una duda: si la cuota de autónomos se paga a día 31 del mes, ¿cómo voy a saber los rendimientos que he tenido en un mes que ni siquiera ha finalizado?

Pues bien, la respuesta es que este sistema no funcionará calculando de manera automática los ingresos de cada mes, sino en base a las estimaciones previas realizadas por el autónomo, que deberán ser comunicadas a la Seguridad Social. 

En caso de que dichas estimaciones fuesen erróneas (tanto para bien como para mal), la Seguridad Social y la Agencia Tributaria pasarán a arreglar cuentas una vez al año con los trabajadores por cuenta propia. 

¿Por qué la cuota de autónomos es tan cara?

Para entender este problema en su magnitud real debemos analizar los impuestos variables que encarecen el total de los gastos fijos del autónomo, de los que la cuota de autónomos es solo una parte. 

Tenemos, por un lado, el caso del IVA, que tiene que declararse trimestralmente. Aquí habría que hablar del IVA soportado y el IVA repercutido, que suele aplicarse con un tipo del 21%. Luego, también, está el IRPF, que determina unas retenciones del 7% para los autónomos de nueva adquisición (durante los tres primeros años), y pasa posteriormente a un 15%-20%.

Además de lo visto anteriormente, hay gastos de importante calado que los autónomos han de asumir, en función de cómo desarrollen su trabajo, o de en qué especialidad estén centrados. Aquí entra el alquiler de espacios, los vehículos, las facturas de internet, luz, agua y teléfono, las dietas, etc. Por otro lado, si se dispone de empleados también habrá que abonar sus nóminas, vacaciones y pagas extra (además de los impuestos derivados de las contrataciones). 

En resumen, la cuota de autónomos puede seguir considerándose ciertamente alta pese a las recientes reformas, pero también ha de valorarse el derecho a determinadas prestaciones (un beneficio que no todos tienen en el resto de Europa). Entendiendo esta realidad, la pregunta ya no se reduce a “¿por qué la cuota de autónomos es tan cara?”, sino a “¿por qué los autónomos tienen tantos gastos fijos?”.

La tarifa plana para autónomos

La reforma para que los trabajadores por cuenta propia coticen por sus ingresos reales también ha conllevado cambios en otro aspecto muy importante de las cuotas: el de la tarifa plana para nuevos autónomos, que se ha visto sustituida por una cuota reducida.

Hasta el 31 de diciembre de 2022, los autónomos que se diesen de alta por primera vez en el RETA podían disfrutar de una tarifa plana en su cuota, que era de 60 euros para los doce primeros meses, y aumentaba progresivamente durante el siguiente año.

Sin embargo, a partir del 1 de enero de 2023 y la entrada en vigor de la reforma, los nuevos autónomos disfrutarán de otro tipo de beneficio, la cuota reducida de 80 euros para el primer año de actividad, disponible siempre y cuando se cotice por la base mínima. Esta cuota reducida se podrá  alargar otros doce meses si los rendimientos netos del nuevo autónomo no superan el SMI.

Pero, ¿es esto todo en cuanto a beneficios para nuevos autónomos? Pues depende de dónde vidas, porque en ciertas comunidades autónomas existe otro beneficio: la cuota cero para autónomos.

¿Qué es la cuota cero para autónomos?

La cuota cero para autónomos es una medida introducida por ciertos gobiernos de Comunidades Autónomas en España —las de Madrid, Andalucía y Murcia, por ahora—, por las que los nuevos autónomos obtengan una bonificación del 100% en su cotización durante el tiempo que estén cobrando la cuota reducida de 80 euros. Es decir: que no pagarán nada por ser autónomos.

A estos gobiernos, además, habría que sumarle el de Baleares, que ofrecerá esta misma bonificación del 100% para mujeres emprendedoras y autónomos menores de 35 años.

¿Qué autónomos podrán acceder a la cuota cero?

Como hemos visto, las dos condiciones primordiales son ser un nuevo autónomo en las comunidades autónomas de Madrid, Andalucía, o Murcia —o, además de nuevo autónomo, menor de 35 años o mujer emprendedora en las Islas Baleares— y ser beneficiario de la tarifa plana estatal de 80 euros.

Luego, más allá de ello, se deben cumplir con los siguientes requisitos:

  • No estar dado de alta bajo la figura de autónomo colaborador, o encontrarse en situación de pluriactividad.
  • No haber estado dado de alta en el RETA durante los últimos 24 meses.
  • No albergar deudas con la Seguridad Social y la Agencia Tributaria.
  • Y presentar toda la documentación que exija la comunidad autónoma en cuestión.

¿Es obligatorio pagar la cuota de autónomos?

La obligatoriedad no puede ponerse en duda bajo ningún concepto, y es que todo trabajador por cuenta propia está obligado a abonar lo que les corresponde por base de cotización. Los trabajadores asalariados están determinados por el llamado Régimen General, mientras que los trabajadores por cuenta propia se coordinan según el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). 

Este organismo define jurídicamente al autónomo como: “aquel que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo, sin sujeción por ella a contrato de trabajo y aunque utilice el servicio remunerado de otras personas, sea o no titular de empresa individual o familiar”.

Es decir, que sí: que si haces unas chapucillas de vez en cuando, también tienes que pagar la cuota. No te escaquees, que te vigilamos 👀.

¿Se desgrava la cuota de autónomos?

Ya que pagar la cuota de autónomo es un gasto imprescindible para el desarrollo de una actividad por cuenta propia, esta entra dentro de la categoría de gastos deducibles para los trabajadores por cuenta propia. 

Dicho de otra manera: sí, podrás desgravarte la cuota de autónomos en la declaración del IRPF.

¿Cómo deducirme la cuota de autónomos?

Como en este tipo de gasto no podemos aportar factura, puedes utilizar como justificante el extracto bancario en el que se ven los datos de la operación para desgravarte la cuota de autónomos. 

¿Cómo se contabiliza la cuota de autónomos?

Todo trabajador por cuenta propia debe tener un libro de gastos en el que registre, de manera ordenada y limpia, cada una de las facturas y aportaciones realizadas. Así pues, la cuota de autónomos debe formar parte de dicho libro.

En el caso de los autónomos societarios, la sociedad es la que se hace cargo del pago de la cuota. En tal caso, se considera una retribución en especie y puede ir en la cuenta 460 (Anticipos de remuneraciones) o en la cuenta 640 (Sueldos y salarios).

¿Qué ocurre con las cuotas de autónomo atrasadas?

Este es uno de los grandes problemas a los que se enfrentan los trabajadores autónomos. Y es que uno puede atrasarse en el pago de las cuotas de autónomo por diversos motivos, ya sean económicos, profesionales, personales, o de salud. 

Sea como fuere, no abonarlas en su debido momento supone generar una deuda y unas penalizaciones que, claro está, aumentan el montante de lo que se debe a la Seguridad Social, complicando enormemente las cosas. Y esto puede ser el comienzo a un callejón sin salida, en el que el autónomo ya no encuentre la manera de pagar dichas deudas y se hipoteque su futuro. 

Así pues, lo mejor es ser siempre previsor, y evitar caer en cualquier tipo de deuda con la Seguridad Social. Las cuotas, si se puede, siempre en el momento. Y, de no poder afrontarlas, quizás hasta es más beneficioso darse de baja como autónomo esperando a que las perspectivas de crecimiento se hagan realidad.

Recargos e intereses de demora

Y es que, si no se pagan las cuotas correspondientes, el Decreto-ley 20/2012, de 13 de julio fijaba el recargo correspondiente en un 20% del total de la deuda.

Aunque la ley de autónomos aprobada en octubre de 2017 garantiza un recargo del 10% si se devuelve durante el primer mes de retraso —para volver al 20% en los meses posteriores—, lo cierto es que este recargo puede suponer un problema enorme para cualquier autónomo. Sobre todo, teniendo en cuenta que los intereses de demora actúan a partir del día siguiente al vencimiento del plazo reglamentario. El tipo de interés de demora será el interés legal del dinero vigente en cada momento del periodo de devengo.

New call-to-action