10 consejos para saber cómo y cuánto cobrar por proyecto

Laura Méndez
Escrito por Laura Méndez
el julio 29, 2021

Nuestra forma de vivir ha cambiado, y la de trabajar también, por eso cada vez más personas se suman a las ventajas de ser freelance. La flexibilidad que ofrece trabajar por cuenta propia es un gran atractivo pero también tiene sus dificultades.
Uno de los primeros obstáculos para un freelance es definir cuánto vale su trabajo.

Algunos freelance, especialmente durante el primer año, utilizan como estrategia para ganar clientes ofrecer presupuestos bajos para volverse más competitivos. Es normal que la primera vez que tienes que preguntarte cuánto deberías cobrar por hora, o calcular cuánta dedicación requiere un proyecto tengas dudas y acabes hasta consultándole al primero que aparece en la esquina si considera que cierta cantidad de dinero es mucha o poca.

¿Cómo saber si estás siendo barato, y puede que desmereciendo tu trabajo, o si estás siendo creando unas expectativas demasiado altas al inflar tu presupuesto? Aquí van 10 consejos para que puedas establecer un precio justo y que dejes de preguntar por el grupo de familia lo que opinan de tu última factura:

1. Establece un precio por hora y proyecto

La misma flexibilidad que tienes en tu manera de trabajar también es la que tienes que ofrecer a tus clientes. Pensar en un precio cerrado por hora trabajada te ayudará a estimar el presupuesto más adecuado, sin embargo, como en cualquier negocio, cuantas más horas te contraten más ‘económico’ debería resultar para el cliente. 

Es decir, pongamos que estableces que deberías cobrar 40€/hora y te piden una traducción que puedes estimar que tardarás 3 horas en hacer, en este caso el cálculo es sencillo. ¿Pero y si te contratan para traducir toda una web? Quizás puedes establecer que harás un descuento a partir de 5 horas. Como cuando te pides dos pizzas y la tercera es gratis.

2. Define tu marca personal como freelance

Algo muy importante para tener claro cuál es el presupuesto más adecuado es definir bien quién eres y lo que haces. Por eso también es interesante que puedas desglosar todas las tareas que realizarás en cada proyecto, eso te ayudará a justificar la cantidad y a evitar que el síndrome del impostor se apodere de ti. Encontrar el equilibrio entre eso que te caracteriza como profesional y lo que buscan tus clientes te permitirá establecer un precio adecuado. 

3. Piensa la cifra que necesitas facturar al mes

¿Cuánto te gustaría ganar con tu trabajo? Tener expectativas te ayudará a fijar mejor tus objetivos y llegar a vivir como te gustaría. Además te mantendrá atento a nuevas oportunidades para llegar a esa meta y también sabrás cuánto necesitas ahorrar cada mes. Muchas veces no se trata de llegar a ciertos números, pero sí tener un punto de referencia para que el camino resulte más fácil.

4. Identifica a la competencia

Investiga cómo está el mercado de tu sector y cuáles son las tendencias del momento. Puedes encontrar información sobre sus tarifas, y no solo a nivel de cantidad, también a cómo plantean sus precios (pack, bonos, descuentos...). 

Por otra parte, ver a la competencia como enemigos está muy pasado de moda. Puedes probar a ponerte en contacto con alguien que tenga un servicio o producto que te parezca interesante. Compartir conocimientos es parte de la riqueza de ser freelance.

5. Conoce tu tarifa básica

En ocasiones te verás en el dilema de bajar el precio o temer perder el trabajo. Bien, aunque cada freelance tiene sus circunstancias, lo ideal es que te marques el precio mínimo por hora que estarías dispuesto a cobrar. Por debajo de ahí solo favores a amigos y familia, y no serán pocos.

6. Cálculo de costes

Además de tus beneficios a la hora de pensar en tus tarifas también tienes que poner en la balanza todos los costes. Puedes aprovechar este momento para revisar y cambiarte a planes que te interesen más, ya sea de luz, internet, el teléfono móvil… Incluso podrías empezar a ahorrar en tu gestoría y ver cuáles de esos gastos podrían ser desgravables. 

7. Tu tiempo es oro

Una de las ventajas más valoradas de ser freelance es la libertad. De hecho, es una de las razones de más peso a la hora de escoger esta forma de vida. Así que ver a qué se lo estás dedicando también es relevante a la hora de calcular precios. No te olvides de incluir en la ecuación el tiempo que pasarás en reuniones, desplazamientos, hablando por teléfono, investigando o leyendo sobre algún tema en concreto. 

8. Hacienda será tu cliente más exigente

Si eres freelance debes encargarte de pagar tus propios impuestos y tendrás un calendario fiscal que seguir. Aunque de primeras, cuando te pongas a leer sobre modelos y declaraciones trimestrales parezca todo una cosa incomprensible, recuerda que hay miles de personas como tú haciéndolo. ¡Y han sobrevivido! No se trata de que seas un experto en contabilidad y burocracia, también puedes delegar todos esos trámites en tu gestoría. Evita caer en el agobio de última hora y todo irá bien.

9. Piensa en los imprevistos y los servicios adicionales

Si hay algo que el 2020 nos ha enseñado es que hay que estar prevenidos para improvisar. Es mejor que calcules un pequeño margen para las posibles circunstancias que puedan surgir. Desde un desplazamiento con el que no habías contado, hasta un cambio que te exija el cliente. Incluso habrá cosas que te obligarán a empezar otra vez desde el principio. Un consejo para evitar este tipo de faenas es hacerle saber al cliente que existen cargos adicionales a partir de un número establecido de cambios. 

La experiencia te ayudará a identificar esas situaciones cada vez más rápido.

10. Considera el nivel de dificultad y especialización: como tú no hay dos

Cuanto mayor sea el nivel de dificultad, y menos personas sean capaces de hacer lo que tú haces, generarás mayor demanda y se elevará el coste de tus servicios. La formación y las especializaciones siempre son un plus, y puede que tu propia carrera te haya especializado en cosas muy concretas, haz que destaquen. Encontrar algo que diferencie tu trabajo de los demás puede ayudar a posicionarte entre los mejores pagados o pagadas de tu sector.

Aunque recibirás y darás muchos consejos a lo largo de tu vida como freelance, hay uno muy básico pero sobre el que todo gira: confía en ti. Al final te contratarán por tu manera de trabajar así que sigue tu instinto.

 

Consejos for FREE lance

¡Compártelo!