Ser mujer y freelance no debería ser sinónimo de precariedad

Marta Puerto
Escrito por Marta Puerto
el 08 de marzo, 2022

La burocracia, la cuota de autónomos, la constante incertidumbre… Trabajar de freelance es como jugar al juego de la vida en modo difícil. Pues ahora imagínate si además eres mujer, la cosa aún se complica más. 

En Xolo apostamos por un futuro en el que no existan trabas de ningún tipo para los trabajadores por cuenta propia (y no nos referimos solo a las administrativas, sino también a los obstáculos laborales ligados al género).

Si eres mujer y freelance en España, eres la minoría

En 2021, el número de mujeres autónomas sigue siendo inferior al de los hombres, con 1.205.929 autónomas registradas en el RETA, lo que supone un 36,8% del total. Vaya, que en España 1 de cada 3 autónomos son mujeres.

Xolo_ES_Blog_Content_1280xflex_C01Tan solo el 36,8% del total de freelance en España son mujeres. Todavía nos queda bastante para llegar al 50% y que las profesionales independientes dejen de ser la minoría.

A día de hoy tan solo el 30,6% de nuestras usuarias en Xolo son mujeres, un número que encaja bastante con la realidad, pero que se aleja mucho de hacia donde queremos llegar.

Por qué nos encontramos con estos números tan desiguales: ¿es porque el ecosistema empresarial no apoya a las mujeres? ¿Por las inseguridades y la falta de confianza derivadas de desigualdades sociales que impide a las mujeres a lanzarse a trabajar como autónomas? 

¿Por qué hay menos mujeres freelance?

Es un hecho que las mujeres se enfrentan a una serie de dificultades y trabas en el mundo laboral por su género. Esto también afecta a las trabajadoras por cuenta ajena, pero las profesionales independientes tienen obstáculos añadidos. 

Listamos algunos de los obstáculos ligados al género:

  • La brecha salarial sigue existiendo en España y es casi el 12%
  • La tasa de desempleo femenino (sobre todo juvenil) es más alta que la masculina
  • El techo de cristal: menos mujeres en altos puestos de poder en las empresas
  • La cultura empresarial masculinizada y la falta de representación femenina en industrias tradicionalmente masculinas
  • La responsabilidad de los cuidados (ya sean hijos o mayores) y del hogar sigue siendo asociada a las mujeres
  • Las presiones sociales de la sociedad androcéntrica en la que vivimos:
    • El síndrome de la impostora
    • Tener que justificar y demostrar el doble que los hombres para ser tomadas en serio o ascendidas
    • Más inseguridad y dificultades para exigir más dinero, que perpetúan la desigualdad salarial
    • Prejuicios en la decisión de trabajar por tu cuenta, está “mal visto” que una mujer tome sus propias decisiones y que sea independiente


Frente a esta realidad, en Xolo hemos hecho una encuesta donde preguntamos directamente a mujeres freelance sobre su experiencia, para dar voz a este colectivo tantas veces olvidado.

Todas las mujeres encuestadas dijeron que habían sentido que las habían tratado de manera distinta por el hecho de ser mujer, más o menos a menudo, pero todas coincidieron con esa premisa.

He tenido que defender más mis ideas, trabajar más duro para demostrar que valgo.
– 29 años, publicidad

Además el 45% afirman que el aspecto físico ha sido otra de las razones por las cuales han sido tratadas diferentemente, lo que una vez más refuerza las presiones y cánones de belleza inalcanzables a los que se enfrentan las mujeres a diario en la sociedad.

Que constantemente hagan comentarios sobre mi físico me hace dudar sobre mi credibilidad.
– 34 años, creatividad y diseño

Alrededor del 63% dicen que una de las situaciones que ha hecho que se sintieran tratadas de otra forma por el simple hecho de ser mujeres es la de ser considerada menos competente que mis compañeros hombres, seguida de ser ofrecidas menos dinero que sus compañeros hombres (con un 36% de respuestas).

He sufrido acoso, condescendencia, comentarios machistas,
tarifas más bajas, vestimenta incómoda y sexualizada.

– 35 años, audiovisual

Uno de los retos es conseguir ser escuchada en reuniones siendo mujer.

– 28 años, publicidad y comunicación

Lo sorprendente es que el 51% indica que estas conductas no sólo se limitan a los hombres, sino que vienen de ambos géneros. Así que es un problema que está muy arraigado en la sociedad en general y totalmente normalizado e interiorizado por las propias mujeres.

En lo referente al quién ejerce este tipo de tratamiento diferencial, según su cargo, vemos que es algo que no sucede entre "iguales", sino que es una conducta más común cuando viene por parte del superior o del cliente (en este caso el que tiene el poder y una posición dominante).

He tenido proveedores que me menosprecian, que no aceptan las críticas
aún siendo su supervisora por el hecho de ser mujer.
– 33 años, diseño de interiores

Si voy acompañada de un chico, asumen que él dirige por encima de mí.
– 35 años, fotografía

En Xolo hemos querido dar voz a las profesionales independientes para que hablen de estas desigualdades y expresen su opinión abiertamente. Y hemos visto que no es habitual que las mujeres freelance puedan condenar libremente que son tratadas peor. El 39% de las encuestadas afirma que raramente haya hablado de esta sensación de ser tratada de forma diferente que sus compañeros hombres. Las razones son las siguientes:

No es de extrañar cuando uno de los motivos principales que afectan a las mujeres freelance en su carrera profesional es la falta de seguridad financiera (78%) y el miedo al fracaso (45%), algunos de los obstáculos ligados al género como comentábamos anteriormente y más difíciles de superar.

Por último, de los resultados extraídos podemos concluir que las mujeres freelance necesitan más apoyo desde las instituciones, como subvenciones del gobierno, pero también más información sobre cómo poder trabajar como freelance y así dar el salto al trabajo por cuenta propia.

Las empresas tienen que darse cuenta del valor de los freelance

Los freelance son un mercado que ya lleva unos años en constante crecimiento. Con la llegada de la pandemia el mundo del trabajo tal y como lo conocíamos cambió para todos. Y muchas personas dejaron sus empleos para empezar a trabajar por cuenta propia.

La contratación se ha vuelto cada vez más difícil para las empresas, y el tiempo de formación es cada vez más largo. Por eso invertir en nuevas formas de trabajo es una buena idea.

En el contexto, la figura del freelance es imprescindible para las empresas. Son los impulsores de la digitalización, están extremadamente cualificados, en continuo aprendizaje y tienen gran capacidad de adaptación (seguramente derivada de la incertidumbre en la que viven), por lo que suponen un valor añadido para las empresas. 

Hay que reducir las barreras: el futuro será freelance y feminista o no será

La estructura de trabajo tradicional está obsoleta y no funciona bien para las mujeres. Y ser freelance como concepto tiene muchas ventajas a nivel calidad de vida, conciliación, flexibilidad de horarios, más autonomía y capacidad de decisión. Por eso muchas deciden dar el salto y trabajar por su cuenta.

Siendo freelance muchas mujeres se han tenido que enfrentar a menos prejuicios sobre maternidad que trabajando en una empresa. Trabajar por cuenta propia permite que las profesionales independientes derriben ciertas barreras jerárquicas muy arraigadas en estructuras tradicionales y que entren en espacios y ocupen puestos en los que anteriormente no tenían la oportunidad.

Pero en España muchas de estas ventajas se ven eclipsadas por los obstáculos del sistema. Para empezar, la cuota de autónomos en España es la más alta de Europa y no está basada en los ingresos. Esto sumado a la brecha salarial de género y el desempleo femenino es una de las razones por las que las mujeres deciden emprender más tarde en su vida.

Los gobiernos deben darse cuenta de este sector creciente y cualificado y ofrecer mejores prestaciones laborales y sociales para que todo el mundo pueda estar en igualdad de condiciones (sí, la tarifa plana para autónomos se queda corta).

También hay que exigir un cambio en la mentalidad en las estructuras tradicionales de trabajo y eso también se extrapola a trabajar hacia la igualdad. Excluir a las mujeres sólo desfavorece a las empresas y a la economía en general.

Ser freelance debería ser algo accesible para todes 

Pero todavía no lo es y en Xolo queremos que eso cambie. El trabajo por cuenta propia en España está eclipsado por un montón de trabas, desigualdades y retos. Todavía existen obstáculos sistemáticos que impiden que ser freelance, lo que debería ser sinónimo de libertad, sea una opción para todos. 

En Xolo apoyamos la diversidad y creemos que la inclusividad es el único camino para seguir avanzando. No queremos que esto se quede en el 8M o en marzo, el mes Internacional de la Mujer. Así que vamos a seguir trabajando en:

  • Cerrar la brecha de género entre nuestros usuarios
  • Trabajar en iniciativas para apoyar a las carreras profesionales de las freelance
  • Dar espacios para que las freelance puedan tener voz y sirvan de referencia para otras mujeres
  • Publicar contenidos que inspiren, eduquen y ofrezcan nuevas ideas a los problemas existentes 
  • Ser inclusivos con nuestras comunicaciones y campañas de marketing
  • Trabajar como empresa en mejorar nuestras propias políticas internas para predicar con ejemplo.


Por último, somos conscientes de que las mujeres no son las únicas minorías no representadas en el mundo freelance, todavía hay mucho trabajo por hacer para que realmente tomar la decisión de ser freelance sea algo normal, sencillo y que esté al mismo nivel que el empleo tradicional.

Xolo_Blog_CTA_BeingFree