Las actividades exentas de IVA para autónomos: ¿cuáles son?

Xolo
Escrito por Xolo
el 09 de septiembre, 2022

Según nos hacemos mayores, lo habitual es que los seres humanos busquemos sosiego, paz, tranquilidad. Cambiamos la mochila por un hotel todo incluido, dejamos las noches por miedo a la mañana siguiente, la aplicación más utilizada deja de ser Tinder y pasa a ser el Google Calendar familiar —aunque haya gente que las combine 😶—. Esta misma tendencia a la calma hace que todo autónomo sueñe con tener una actividad exenta de IVA.

¿Por qué? Pues porque la vida se vuelve algo más sencillo. Es fácil, sencillo, te olvidas de tener que recaudar el IVA de tus clientes. Un IVA que, en muchos casos, tendrás que devolver a la Agencia Tributaria y que es el origen de muchas deudas con la Agencia Tributaria. Deudas que, quién sabe, te pueden hasta dejar sin ser ministro, si es que era algo que tenías en tus planes a corto plazo.

En Xolo, más que con ministros, somos expertos en tratar con autónomos, tanto con actividades exentas como no. Por ello podemos asesorarte sobre a cuál de ellas perteneces o, en todo caso, pertenecerás si decides darte de alta como trabajador por cuenta propia

Y si lo que quieres es descubrirlo por tu propia cuenta, aquí te dejamos este artículo. En él te contamos todo lo necesario sobre las actividades exentas y las no sujetas —que, ojo con la primera lección, no son lo mismo.

¿Qué es el IVA?

El Impuesto sobre el Valor Añadido, conocido ampliamente por sus siglas IVA, es un gravamen indirecto que recae sobre los consumidores. Es decir: un impuesto en el que las empresas o profesionales ejercen como recaudadores para Hacienda, y que se aplica sobre la mayoría de actividades comerciales.

El IVA se instauró en 1986 por obligación de la Comunidad Económica Europea (actual Unión Europea) y se ha ido adaptando a la realidad social, política y económica de España. En su origen había tres tipos de IVA: reducido (6%), general (12%) e incrementado (33%). En la actualidad siguen siendo tres los tipos de IVA, pero sus porcentajes y denominaciones han variado sustancialmente:

  • Superreducido (4%): se aplica a artículos alimenticios de primera necesidad, como el pan, la leche, los quesos, los huevos, las frutas, las verduras y cereales; así como a los medicamentos, o a las versiones impresas de libros y periódicos.
  • Reducido (10%): se aplica sobre ciertos alimentos y productos sanitarios que no son considerados de primera necesidad, además de al transporte de viajeros, la mayoría de servicios de hostelería y la construcción de nuevas viviendas. También a productos culturales que, como el cine o el teatro, no cuentan con un IVA superreducido.
  • General (21%): engloba al resto de productos y actividades.


Estos tres tipos, sin embargo, no afectan a muchos autónomos, ya que existen numerosas actividades exentas de IVA, así como otras no sujetas a este impuesto. Veamos cuáles son.

H2: Actividades no sujetas a IVA y actividades exentas de IVA

En realidad, lo de las actividades no sujetas y las actividades exentas son dos caminos para llegar al mismo lugar: que el IVA no se paga. Es como el caso de Robert de Niro y Al Pacino, que, si no estás muy metido en el mundo del cine, solo sabes que son dos actores italoamericanos que siguieron caminos diferentes para acabar en el mismo lugar: haciendo muchas pelis de mafia.

Igual que en el caso de Pacino y De Niro, para diferenciar las actividades no sujetas a IVA de las actividades exentas de IVA hay que ir a los detalles. Ahí, la distinción principal es que las actividades no sujetas son operaciones económicas especiales en las que el IVA no se puede aplicar; mientras que las actividades exentas sí están sujetas a IVA, aunque la normativa exime de su pago

Puede que sea un matiz sutil, casi que lioso, sin aplicación real en nuestra vida, pero ahí reside todo.

¿Cuáles son las actividades no sujetas a IVA?

Las actividades no sujetas están indicadas en el artículo 7 de la Ley del IVA. Son todas aquellas operaciones, como dijimos, en las que no se puede aplicar el impuesto en cuestión. Entre ellas, podemos destacar:

  • La compraventa de un vehículo
  • Las entregas sin contraprestación de impresos u objetos de carácter publicitario
  • Ciertas entregas de bienes y servicios por parte de entes públicos

Actividades exentas de IVA

Por contra, las actividades exentas de IVA sí están sujetas al impuesto, pero la normativa exime de su pago. 

¿Por qué? Pues porque el estado considera que son servicios necesarios para asegurar el acceso de todos los ciudadanos a derechos fundamentales tales como vivienda, educación, o sanidad. La exención del pago del IVA es una forma de facilitar tales derechos.

¿Qué autónomos están exentos de IVA?

Llegamos, pues, a la parte crucial del artículo, al grupo de profesiones a la que todo autónomo querrá formar parte: el de las actividades profesionales exentas de IVA.

En Xolo dividimos las actividades exentas de IVA en seis grupos:

  • Enseñanza, educación y formación: los profesores, ya sean de la enseñanza pública como de la privada, no cobran IVA por sus servicios. Siempre y cuando, eso sí, las materias sobre las que versen formen parte de “alguno de los planes de estudios de cualquiera de los niveles o grados del sistema educativo español”. Es decir, si eres profesor de meditación sufi puede que alcances el sendero Naqshbandi, pero tendrás que pagar IVA.
  • Sector sanitario: los servicios sanitarios no llevan IVA, aunque hay excepciones en forma de actividades que no son consideradas como sanitarias. Algunos ejemplos son la cirugía estética, la acupuntura, la naturopatía, o la mesoterapia.
  • Servicios profesionales artísticos: todos aquellos profesionales cuyo trabajo esté sujeto a derechos de autor —periodistas, artistas gráficos, escultores, pintores, etc— estarán exentos de cobrar el IVA. Ya bastante tienen con lo que tienen 😜.
  • Seguros y mediación financiera: la industria del corretaje de seguros y la de la intermediación financiera también están exentas de IVA.
  • Alquileres: ¿quieres dedicarte al alquiler de viviendas en Barcelona, la ciudad en la que todo europeo sueña con residir, y vivir de rentas el resto de tu vida? Pues que sepas que tampoco tendrás que pagar IVA.
  • Correo postal: el correo postal, siempre que sea como servicio público —es decir, en el trabajo de Correos y sus filiales—, también está exento de IVA.

Exención plena de IVA y exención limitada de IVA

Pero el mundo de las exenciones de IVA para autónomos no acaba ahí. A mayores, también hay que hacer otra división entre exenciones plenas y exenciones limitadas de IVA:

  • Las exenciones plenas son aquellas en las que la empresaria o profesional que realiza la actividad no aplica el IVA en las facturas emitidas pero, por contra, siempre que reúna todos los requisitos para ello, puede deducirse el IVA de las facturas que recibe. Un ejemplo: una fotógrafa de material industrial que trabaja para una empresa francesa. Al ser una factura intracomunitaria, la factura que emite está exenta de IVA; pero luego sí podrá deducirse el IVA del material fotográfico que compra en España.
  • Por su parte, en las exenciones limitadas no se permite deducir el IVA soportado como tal, sino que se sumará como gasto en la declaración del IRPF. Por ejemplo, una periodista que escriba para revistas les emitirá a estas sus facturas sin IVA, pero no se podrá deducir el IVA de sus gastos en material: ordenadores, bolígrafos, impresiones, etc.

Cómo declarar la actividad exenta de IVA como autónomo

Así pues, el punto anterior sobre exenciones plenas y exenciones limitadas afecta a cómo se declaran las actividades exentas de IVA:

  • Si se está en una sola actividad y esta es de exención limitada, no existe la obligación de presentar los modelos 303 y 390 de declaración trimestral y anual del IVA. La cantidad de IVA soportado se deducirá como gasto para el IRPF. Y a correr.
  • Si estás en una actividad de exención plena, sí tendrás que realizar las declaraciones 303 y 390 para desgravarte el IVA.
  • Y si —por eso del pluriempleo, la precariedad y esas cosas— compatibilizas actividades exentas y no exentas, o actividades de exención plena con otras de exención limitada, la historia se complica. Ahí, el IVA soportado que podrás deducir de los gastos comunes a ambas actividades se prorrateará en base al volumen de la actividad que sí permite desgravar IVA. Por ejemplo: si eres periodista y traductora y te compras un ordenador, la cantidad de IVA de dicho ordenador que podrás desgravar saldrá del prorrateo con el porcentaje de tu actividad que corresponde a la traducción. Si un 70% de tu actividad son traducciones, podrás desgravar un 70% del IVA del ordenador.

 

Si todo esto te parece un lío, lo mejor que puedes hacer es darte alta con Xolo. Porque te ayudaremos con todo el proceso de alta y gestión. Y porque, además, gracias a nuestro software de facturación, te puedes olvidar de la última pregunta: ¿cómo puedo emitir una factura exenta de IVA como autónomo?

Cómo se emite una factura exenta de IVA como autónomo

Básicamente, la obligación de un autónomo al facturar por trabajos exentos de IVA es especificar en dicha factura el motivo de la exención, conforme al artículo 20 de la Ley del IVA.

Fuera de eso, el resto sigue igual que en cualquier otro autónomo: aplica la retención correspondiente al IRPF si corresponde, cobra mucho y trabaja poco. ¡Et voilá, serás feliz!

Y si necesitas ayuda con tu proceso de alta o gestión de las declaraciones, que sepas que Xolo siempre estará ahí para ayudarte.

New call-to-action