¿Cómo y cuánto cobrar por proyectos si eres freelance?

Xolo
Escrito por Xolo
el junio 16, 2021

El cambio de paradigma laboral ha hecho que multitud de personas se sumen a las ventajas de ser freelance o autónomo. Poder trabajar desde cualquier parte y no rendir cuentas a nadie resulta muy atractivo. Ahora bien, es necesario prestar atención a una serie de factores para que tu sueño no se convierta en una pesadilla.

Una de las cuestiones fundamentales es cómo valorar el propio trabajo y, en consecuencia, como ponerle un precio justo. Muchos freelance utilizan como estrategia de marketing cobrar menos para volverse más competitivos. Sin embargo, un precio más bajo no siempre es sinónimo de tener más proyectos. Más bien al contrario, si te valoras por debajo de la media lo único que conseguirás es que tus potenciales clientes se cuestionen si tu trabajo tiene la calidad suficiente. Además, con ello no solo menosprecias tu propio esfuerzo, sino que perjudicas a todo el sector. Entonces, ¿cómo establecer unas tarifas adecuadas?

Precio por hora o precio por proyecto

Es ya clásico el debate sobre si resulta más conveniente cobrar los trabajos por hora o fijar un precio cerrado por proyecto. Ambas alternativas tienen sus ventajas y desventajas. No obstante, la segunda opción suele contar con más adeptos. Trabajar por horas puede restarte libertad e incluso devaluar enormemente tus ingresos finales. Por ello, aunque es necesario que conozcas el precio que vale una hora de tu trabajo, cobrar un precio cerrado te ayudará a establecer una cantidad más adecuada. De esta manera, te asegurarás de cobrar por el trabajo realizado y no por las horas que le has dedicado al mismo. En este artículo te contamos las claves que debes tener en cuenta para fijar un precio apropiado. Y ello sin ahuyentar a tus potenciales clientes.

Consejo 1: Define tu marca personal

Uno de los aspectos más básicos es definir bien quien eres y lo que haces. Por supuesto, ni que decir tiene que a la hora de hacerlo debes encontrar algo que te diferencie de los demás. Este punto es especialmente importante si estás empezando, ya que todavía no cuentas con una experiencia profesional que respalde tu trabajo. Encontrar el equilibrio entre eso que te hace especial y lo que buscan tus clientes te permitirá establecer un precio adecuado.

Consejo 2: Establece un horizonte de ingresos

¿Cuánto te gustaría ganar con tu trabajo? Tener expectativas te ayudará a fijar mejor tus objetivos y a realizar un cálculo aproximado acerca de cuanto tiempo tendrás que dedicar a lo que haces. Ahora bien, tampoco te pases. A todos nos gustaría poder comprarnos cada año un apartamento, pero no es lo mismo ser ingeniero que escritor. En la medida de lo posible, trata de realizar una aproximación realista para no caer en la tan temida frustración. Los primeros años son los más difíciles, pero también los más emocionantes.

Consejo 3: Identifica a la competencia

Investiga como está el mercado de tu sector y cuáles son las recomendaciones de los expertos en el tema. Puedes encontrar información acerca de cuáles son las tarifas ideales dependiendo de tu especialidad y experiencia. Ahora bien, lo que cobran otros compañeros o compañeras no debe ser el único criterio que tengas en cuenta para valorar lo que haces. Sin embargo, sí te puede servir para a hacerte una idea aproximada.

Consejo 4: Conoce tu tarifa básica

Decíamos antes que trabajar por horas no resulta siempre lo más aconsejable. No obstante, se trata de un cálculo que has de hacer de manera obligatoria. Saber cuál es el precio por hora por debajo del cual no estás dispuesto a aceptar proyectos te servirá de referencia interna. No aceptes ofertas que no consideras apropiadas para ti. La única excepción es que te plantees hacer algún tipo de descuento a tus clientes habituales.

Consejo 5: Cálculo de costes

No solo debes tener en cuenta cuáles serán tus beneficios a la hora de pensar en tus tarifas, sino también todos los posibles costes. Y es que también tendrás que hacer una serie de inversiones. El hecho de no tener oficina puede incrementar considerablemente tu factura de la luz. Por otro lado, si trabajas en un co-working lo más probable es que tengas que pagar una mensualidad. No escatimes a la hora de contabilizar gastos. Piensa en el material que puedas necesitar, en la gasolina, las llamadas de teléfono, internet, y un largo etcétera que dependerá de tu especialidad.

Consejo 6: El tiempo es oro

¿Cuánto tiempo al día dedicas a trabajar? ¿Y a tu tiempo libre? Una de las ventajas más valoradas de ser freelance es la libertad. De hecho, es una de razones de más peso a la hora de escoger esta forma de vida. Así que, ¿por qué ponerla en riesgo? Tener en cuenta el tiempo que invertirás en realizar un proyecto es fundamental. Y esto es especialmente importante si trabajas a precio cerrado por proyecto. No te olvides de incluir en la ecuación el tiempo que pasarás en reuniones, desplazamientos, hablando por teléfono, investigando o leyendo sobre algún tema en concreto.

Hoy en día, existen multitud herramientas y aplicaciones que te ayudarán con esta tarea, como Evernote o Toggl track. Esta última es especialmente útil si trabajas en varios proyectos al mismo tiempo, o si tienes clientes diferentes.

Consejo 7: Cuidado con los impuestos

Como ya sabrás, si eres freelance deberás encargarte de pagar tus propios impuestos. Infórmate sobre cuál es la tasa de autónomos. Y no te preocupes, ya que existen facilidades e incentivos para emprendedores que te ayudarán a empezar tu propio negocio. Por otro lado, no olvides que al final de cada proyecto recibirás un descuento por impuestos sobre la renta por parte de cada cliente. Además, podrás desgravar tus facturas.

Consejo 8: Piensa en los imprevistos y los servicios adicionales

Recuerda que siempre hay imprevistos. Es mejor que calcules un pequeño margen para las posibles circunstancias que puedan surgir antes de que te quedes corto y te lleves una sorpresa al final. Esto puede ir desde un desplazamiento con el que no habías contado, hasta un cambio que te exija el cliente. Incluso habrá cosas que te obligarán a empezar otra vez desde el principio. Un consejo para evitar este tipo de faenas es hacerle saber al cliente que existen cargos adicionales. En caso de que a mitad del proyecto se incluyan detalles que no se acordaron desde un principio, o que en el último momento haya un cambio de opinión, el coste correrá a cuenta del cliente.

Recuerda: ser precavido vale por dos.

Consejo 9: Considera el nivel de dificultad

Cuanto mayor sea el nivel de dificultad, y menos personas sean capaces de hacer lo que tú haces, más se elevará el coste de tus servicios. La formación y las especializaciones siempre son un plus. Por ello, encontrar algo que diferencie tu trabajo de los demás puede ayudar a posicionarte entre los mejores pagados o pagadas de tu sector.

Ahora ya cuentas con toda la información relevante para empezar a cobrar un precio justo por tu trabajo. Lo siguiente es: ¿estás listo o lista para lanzarte al mundo freelance? Regístrate gratis en Xolo y envía tu primera factura en menos de 10 minutos. ¡Así de sencillo!

Freelance

¡Compártelo!